martes, 31 de mayo de 2022

La moda de las peatonalizaciones

          Las peatonalizaciones están de moda, y, como las modas, se imponen con la fuerza incuestionable de un dogma, en todo lugar y en todo tipo de mentes y cuerpos, aunque no favorezcan a todos. Hoy día representan el paradigma urbanístico universal. No rendirse a la moda, cuestionar la bondad, a prueba de bomba, de esta doctrina con fecha de caducidad, entraña el riesgo de ser tachado de reaccionario a lo urbanísticamente correcto.

          Pretendidamente dogmática es la manifestación,  respecto de la peatonalización del Tui tradicional, de quien, como argumento único y bastante al que rendirse, esgrime la acreditación, concedida a sí mismo, de “especialista no urbanismo histórico de Tui”. Además de contradictoria, en cuanto que califica de embudo (“funil”) a las tres vías de entrada-salida de la ciudad: calles Colón; Martínez Padín y Calvo Sotelo- Avda. de la Concordia, pues ve en la proyectada peatonalización la solución de futuro a la “obsoleta red viaria decimonónica non preparada para absorber la circulación de vehículos”. ¿Cómo y de qué manera la peatonalización proyectada mejora la circulación en estas tres vías?; ¿Suma o resta plazas al ya deficitario parque de estacionamiento urbano?

Vista parcial del ámbito del Paseo de la Corredera

          Admite el defensor de la medida que no es abordable económicamente el trazado de nuevas vías de circulación (no ofrece referencias geográficas por dónde discurrirían esos trazados imaginarios, sobre todo porque no existe posibilidad física), de ahí que, bajo su docto criterio, la solución al embudo circulatorio es “copiar modelos (peatonalizaciones) que se están desarrollando en otras localidades”. Pontevedra está muy bien comunicada: la autovía AP-9 y las carreteras nacionales 540 y 541 circunvalan la ciudad. Y muy dotada de aparcamientos en el subsuelo.

          En contraposición a la corriente de copiar de manera descontextualizada las peatonalizaciones, y al objeto de poder vislumbrar los efectos que en la vida ordinaria  causará la restricción de movilidad en la zona, expongo de manera sucinta, además de modesta, una retrospectiva que revela cuán determinantes son  las vías de comunicación comerciales en el desarrollo y sostenimiento de la vida urbana de Tuy, como de cualquier población. De todos es sabido que la C/ Cuenca, situada en la parte más baja del casco histórico, tomó tal denominación porque, en tiempos pretéritos, era el cauce principal del comercio gracias a su proximidad al río Miño (en ella se ubicó la primera aduana), por el que  se transportaban  las  mercancías,  lo cual dio lugar al consecuente establecimiento de artesanos en dicha calle. A medida que  aumentó  el transporte terrestre y fue remitiendo el tráfico en el río, el dinamismo de  dicha calle fue  declinando al tiempo que crecía en el ámbito de la Corredera; hoy en manifiesta decadencia. Se está produciendo en la Corredera un proceso semejante al ocurrido en la  calle Cuenca, que invita a predecir que alcanzará las calles que se van a peatonalizar, una vez que  el obligado eje circulatorio C/ Martínez Padín-C/ Orense segregue y margine  el conjunto urbano que define e identifica la ciudad tradicional; circunstancia que ocasionará el desplazamiento de la moribunda actividad comercial a las llamadas calles nuevas,  únicas en las que existe disponibilidad de aparcamiento, aunque insuficiente para acoger a los vehículos que acuden a Tuy.  

          “Que as ruas volvan as persoas (mejor dicho, que se devuelvan) é una necesidade guste o non guste”, sentencia el valedor de las peatonalizaciones incondicionadas con contundente simplismo, y olvido del desarrollo histórico de las ciudades, en las que desde siempre peatones y carruajes compartieron los mismos espacios. Seguramente esa supuesta necesidad es del gusto de quienes tienen garantizado el modo de ganarse la vida, verbigracia,  funcionarios, mayormente si su trabajo lo desempeñan en población distinta de la de residencia; pero no creo que la sientan, ni sea de su parecer, aquellos propietarios de locales de negocio y  regentes de establecimientos al público situados en las calles objeto de peatonalización.

          La fiebre “peatonalizadora” que emboba al alcalde de Tuy le condujo al delirio de demandar la construcción de un puente peatonal sobre el Miño. Calentura del espíritu que pone en entredicho la sensatez y buen criterio de nuestro regidor.

 

                              José Antonio Quiroga Quiroga

 

 

 

martes, 17 de mayo de 2022

Tuy hacia el urbanismo de la contemplación y el ocio

         El alcalde Tuy acaba de anunciar la peatonalización de la no hace mucho arteria circulatoria que recorre el Tuy tradicional. Que permitía  al visitante asomarse y vislumbrar  el importante patrimonio histórico que atesora. En breve solo los residentes y distribuidores de mercancías podrán circular por este vial: calles Augusto Glez. Besada y Calvo Sotelo, encauzándose  el tráfico general por  la calle Orense, eje carente de atractivo que  circunvala  y margina, física y visualmente, el singular conjunto urbano,  seña de identidad local.   

         No acierto a ver la necesidad de tal medida más allá del indispensable ensanchamiento de las  aceras y de la mejora de la estética ambiental y de firmes de este vial de aproximación al corazón de la urbe; ni los especiales beneficios sociales y económicos que puede reportar. Tampoco el alcalde es capaz de señalar ninguno a mayores de los citados limitándose a envolver  la idea con términos de hueca retórica grandilocuente: “será un referente en cuanto al cambio de concepto de movilidad no noso Concello”. Llama cambio de concepto de movilidad a la restricción, al menoscabo de la misma.

                                        Ámbito urbano de medición de longitud de calles         

          Ninguna de las circunstancias que perturban seriamente el normal desarrollo de la vida en las calles de las ciudades medias y grandes: ruidos, contaminación atmosférica e inseguridad vial, derivadas de la congestión del tráfico rodado, cuya solución conduce a la peatonalización de las vías afectadas, concurren en estas dos calles principales que se van a “recuperar y transformar” para uso exclusivo de los viandantes de esta pequeña urbe de seis mil habitantes. Que, por cierto, posee, en términos de longitud, un índice de peatonalización de su red viaria del 32 %,  3,45 km del total de 11 km (medición realizada mediante Google Earth).  Con la incorporación de los viales citados y los ramales anejos; Rosa Bahamonde y Foxo  alcanzará el 40 %;  exponentes en ambos casos de récord nacional si reparamos en que Bilbao, con el 20 %, encabeza la lista de las diez ciudades españolas más representativas con mayor longitud de calles peatonales, registro que  remata con  Palma de Mallorca y Madrid, ambas con el 4 % .

         La sombra de la desertización comercial que se instaló en el casco histórico tudense, ha empezado a extenderse extramuros  alcanzando  el espacioso ámbito del Paseo de la Corredera, “centro neurálxico” (del terraceo, claro) en optimista apreciación de nuestro regidor. Su avance, lento aunque inexorable,  revela discretamente que acabará engullendo el Tuy urbano tradicional, sobre todo si se abandona el urbanismo de coexistencia (Nieck de Boer), de los espacios de consenso entre los diferentes usuarios de la vida pública, vehículos y peatones, en calles donde el tráfico de automóviles,  con velocidad máxima reducida, es bajo y compatible con los usos de estancia, y abrazamos  el urbanismo de la desocupación, del deambular  sin destino concreto,  del ocio y la actitud contemplativa, donde solo puede prosperar la hostelería. Pero de manera muy limitada, porque Tuy no tiene población que pueda sostener más bares, cafeterías, taperías y restaurantes.

         Este gobierno municipal, que no habla ya de la construcción del aparcamiento en el subsuelo de la zona verde central, ni de la resolución judicial que zanjó las disputas entre las empresas candidatas a la explotación  del mismo, ni tampoco de la obligada, aunque en punto muerto, adjudicación a la ganadora,  que de no llevarse a efecto comportaría el pago de una indemnización compensatoria a la empresa, pues parece que el alcalde ya  no es partidario de su construcción, nos sorprende ahora con planteamientos urbanísticos como la peatonalización proyectada, que, por su impacto comercial previsiblemente negativo, no son de aplicación en pequeñas poblaciones, como es el caso de Tuy . Y que lejos de paliar  la carencia estructural de lugares y plazas de aparcamiento, la  agravará ya que la implantación comportará la desaparición de un significativo número de plazas.

          Los vientos políticos no soplan en buena dirección, no puede decirse lo contrario cuando poco o nada se hace por resolver la carencia de aparcamiento que ahoga a Tuy, y, por el contrario, se emprenden peatonalizaciones innecesarias que atentan contra el desenvolvimiento económico asociado al desplazamiento y estacionamiento de vehículos. El futuro no puede encomendarse indefinidamente a los “parking leira” perimetrales, porque tienen fecha de caducidad: un cartel sobre un solar con frente a las calles Orense, A Guarda y Casal Aboy, de los utilizados como aparcamiento de circunstancias, anuncia la próxima construcción de un edificio.  

          Si no hay espíritu ni voluntad de acogida porque se expulsa a los coches de la ciudad,  no pueden esperarse actuaciones encaminadas a darles  cabida.

 

                               José Antonio Quiroga Quiroga

        

 

 

 

domingo, 10 de abril de 2022

La cara B de las explicaciones del candidato de Ciudadanos, remiso a tomar posesión del acta de concejal

         Mediante relato chapucero y entrecortado, con parada y fonda en anécdotas personales que no venían al caso, el número cuatro de C´s por Tuy, expuso, en su descargo, en la radio municipal, los motivos por los que, en primera instancia, le impiden tomar posesión del acta de concejal y, en segunda,  no presenta la renuncia que daría paso a la siguiente de la lista.

Candidatura de Ciudadanos 2019

        Circunstancias estas  que paso a matizar en cuatro puntos básicos:

       1.- Si la atención a sus padres enfermos le impide dedicar cuatro horas cada dos meses a los plenos,  aunque no a pasear diariamente por la calle, con la cabeza “muy bien alta”, lamentablemente la adversidad es doble ya que también le impide salir de la situación de desempleado en que se encuentra  para desempeñar un trabajo  remunerado.

        2.- Si la causa que le impulsa a no tomar posesión, y a retener, “sine die” el puesto de concejal, adulterando con ello la voluntad de los electores y la  composición numérica de la Corporación, es imposibilitar que la siguiente de la lista ocupe un escaño como no adscrita porque reniega de Ciudadanos, y que con su voto pueda favorecer (¿?) al PP, flaco propósito es el suyo pues de nada le sirve al partido que acusa de injerencia en este enredado asunto, y en nada favorece al propio, al que dice proteger con su posicionamiento de bloqueo,  pero sí, y de manera determinante, al que está en el gobierno municipal (PSOE) en cuanto que le permite salir triunfante en las votaciones plenarias gracias al voto de calidad dirimente del alcalde.

        3.- Refiere a mayores, en defensa de su postura, el perjuicio que probablemente supondría para C´s, concretamente en la persona del portavoz, ya que éste podría estar impedido de asistir a las Comisiones Informativas si la sustituta nº 5, bloqueada en la recámara de la candidatura, toma el relevo y actúa de manera independiente. Sin embargo, tal presupuesto carece de fundamento normativo, ya que  el art. 23 de la Carta Magna garantiza el derecho de los concejales a participar en los asuntos públicos; y que el art. 20.1 de la Ley Reguladora de las Bases  del Régimen Local refrenda y matiza al establecer que “todos los grupos políticos integrantes de la Corporación tendrán derecho a participar en los órganos complementarios (lo son por excelencia las Comisiones Informativas), mediante la presencia de los concejales pertenecientes a los mismos en proporción al número de concejales que tengan en el Pleno”. Queda claro, pues, el error especulativo en que incurre el concejal electo, que no formal.

    4.- Cabría, desde el particular punto de vista del partido, considerar justificable el impasse obstaculizador del criticado correligionario de C´s si sirviese para solucionar lo que pretende evitar: que el grupo municipal  no resulte perjudicado con el relevo. Pero sucede al contrario, pues no cabe perjuicio mayor que el derivado de  subvertir  la voluntad democrática de los electores reduciendo a la mitad su representación, y el descrédito de sus miembros en particular, y del partido en general, que acarrea este episodio de trapisonda, de absurda historieta, en que, ilegítimamente, se antepone el imaginario interés partidario  al deber de obligada y fiel representación democrática.   

        En respuesta a los portavoces municipales, sorprendidos de que la Ley Electoral no haya detectado esta laguna y corregido la anomalía democrática que da origen, a los que, este jurisconsulto improvisado y pretendido intérprete del espíritu de dicha ley, califica de “adalices” de la democracia,  extrae, descubriendo el Mediterráneo, que la libertad del individuo está por encima del control e imposiciones del partido, pero olvida que no lo está de la voluntad democrática de los ciudadanos expresada en las urnas.  Sin embargo, con intención exculpatoria, enseguida se contradice declarándose vasallo servil a disposición de lo que ordene el partido.

       Choca la defensa que hace de la libertad de que disponen los concejales, propietarios del escaño (son representantes elegidos por y de los ciudadanos, y no de los partidos), con la negación que hace de la misma si se aplica a la número cinco de  la lista.

        La referencia al diputado de Podemos que perdió su escaño en el Congreso, y que sigue sin ser ocupado por su titular, que el concejal electo pone como ejemplo paralelo exculpatorio, procede diferenciarlo de su caso y actitud, ya que a dicho diputado le ha sido retirada el acta tras condena judicial por agresión a un agente de la policía nacional. La causa de que el escaño  sigue vacío  se debe a que la condena ha sido recurrida en la esperanza de volver a ocuparlo. 

       Decía, pleno tras pleno, el candidato nº 1 de C´s, J.M. Diz Guedes,  primero en renunciar al escaño, que su grupo venía a colaborar con el equipo de gobierno, manifestación que rubricaba repartiendo besos y abrazos de felicitación con sus integrantes tras finalizar de las sesiones. Diríase que, de manera diferida, se mantiene el espíritu de ayuda, pues con esta situación todos salen perjudicados a excepción del grupo de gobierno, único favorecido.

 

                                      José Antonio Quiroga Quiroga

 

 

 

 

 

 

domingo, 3 de abril de 2022

Tuy y San Pedro del Romeral, anomalías democráticas nacionales

        Tuy y San Pedro del Romeral (476 habitantes, Cantabria) comparten el nada honorable podio nacional de exponentes de adulteración de la representatividad corporativa. Ambas poblaciones se han hermanado en la ignominia  gracias a esta inédita anomalía democrática perpetrada por los  respectivos “romerales” electos de turno, que no han tomado posesión del acta de concejal  y no dejan paso a los siguientes de la lista.

Concejal sustituto reacio a tomar posesión

        En la milenaria Tudae va cobrando fuerza la creencia  de que el banquillo de la candidatura local de Ciudadanos seguirá sin moverse  hasta el final del mandato sin que al partido parezca  pesarle el jugar con uno menos. Situación accidental, con trazas de  duradera, que favorece al grupo gobernante, ya que el empate virtual de fuerzas   gobierno-oposición que ocasiona, se rompe con el voto de calidad del alcalde. Se generaliza, pues,  el convencimiento de que el hasta ahora injustificado desplante tancredista del tornadizo sustituto, tras 4 plenos bimestrales sin comparecer al llamamiento, obedece a la estrategia mercantilista de retener el legado democrático recibido y usarlo como moneda de cambio que remedie la situación de precariedad laboral en que se encuentra. A mayor oprobio personal, todo ello sucedería  sin que el protagonista prestase siquiera servicio alguno a los confiados  electores que delegaron la representatividad en la candidatura  que lo acoge.

      Sin embargo, en los plenos, el alcalde procura mostrarse ajeno y distante de esta turbia  circunstancia cumpliendo la citación del concejal,  reacio a comparecer, con  rutinaria indiferencia de  burócrata; lo que acabó por arrancar, del representante de C21, la exigencia de  una declaración institucional necesaria al respecto. Pero apenas reconocida la anomalía por el regidor, al pronto encaró  hacia el representante de En Marea  para castigarle con su particular látigo de descalificaciones: falsedad, calumnia, indecencia, por haberle alertado previamente de las  sospechas de  la calle de que el partido está detrás del asunto, y que ello está minando su reputación. A continuación, a modo de sobrentendida demostración de inocencia,  declaró, sin rastro de agradecimiento por la colaboración prestada, que nada hizo por retenerle como socio de gobierno pese a que ello significaría el perder la mayoría, y que, ahora, incluso celebraba que se hubiese ido a la oposición.

        Curiosamente, cuando el alcalde está en el trance de perder firme, desafortunadamente suceden episodios  extraños.

 

                                      José Antonio Quiroga Quiroga

 

miércoles, 30 de marzo de 2022

El estigma de ser de Tuy por casualidad

          La iniciativa municipal “transformadora”, de inspiración podemita, que propugna y ampara la eliminación de nombres masculinos del nomenclátor callejero local y su sustitución por los de mujeres, un jardín más en el que se va perder el grupo de gobierno, cuenta con un aliado habitual, cuyos considerandos han sido muy aplaudidos por la concejala de Igualdad y Juventud, promotora de la idea.

     Defiende el partidario espontáneo de tal propósito, en un post publicado en Facebook, con rotundidad simplista, que las mujeres de la historia  de Tui (no refiere ninguna) merecen desplazar a algunos hombres del callejero de la ciudad. Esta declaración, plena de agravio y descortesía inmerecida,  se apoya en tres “supuestos”, que no en certezas, que cuestionan los méritos de los homenajeados, algunos de ellos ministros, aunque no lo fue Ezequiel Ordóñez, como refiere erróneamente el autor del comentario,  al que acusa de cacique. El primero de los supuestos señala las razones por las que, a su improvisado entender, dan nombre a las respectivas calles: el oportunismo político y el peloteo. El segundo, con arreglo al orden del catálogo de “méritos más que discutibles” refiere el hecho de que estas personas eran queridas por todos, atributo, pues, carente de todo valor. Y el tercero, contundente e irrefutable, como contradictorio, consiste en que todos son “Fillos ilustres que xa ninguén lembra” (maldita falta de memoria); al tiempo que trata de excluir como tudenses a esos personajes que  nacieron en Tuy por casualidad (salvo  el caso de los bilbaínos, que como reza el chiste, nacen donde les sale de sus adentros, el lugar de nacimiento, como la vida posterior, están determinados por la concatenación de casualidades y accidentes; no eres de Tuy si… has nacido en este municipio por azar).

        Confío en que, en adelante,  para ser considerado tudense de pleno derecho y sin reparos, no sea necesario exhibir certificado de nacimiento en Tuy, con un mínimo de años de residencia, y que recoja, además,   acreditación  de que los progenitores también han nacido en el mismo lugar.

       A mayor abundancia de indignidades en que, a criterio del voluntarioso asesor, incurrieron los ahora expuestos a ser borrados de la historia y del callejero, cita las carreras militar y política como borrones excluyentes en sus currículos profesionales. 

       ¡¡¡Vaya manera absurda e inconveniente de desmerecer y empequeñecer la historia de Tuy y a sus protagonistas!!!

       Celebro que se reivindique  que en el nomenclátor callejero  figuren nombres femeninos con arreglo a criterios objetivos de méritos, pero desapruebo la ideología  que sistemáticamente trata de agrandar a las féminas disminuyendo a los varones. No es respetuoso ni cortés, ni maneras de buen gobierno  el procedimiento violento de quitar a unos  para poner a otras.  Lo justo y saludable es que mujeres y hombres  presidan equitativamente los espacios públicos, sin necesidad de defenestrar a nadie. La reparación histórica no debe, pues, llevarse de manera súbita y atropellada, sino con paso firme como sosegado. La solución consiste en  dedicar las calles de nueva apertura  a las mujeres relevantes. Debería bastar, en principio, con que se elabore una lista de candidatas  a nombrar calles, que se irán adjudicando al compás de las inauguraciones. De este modo se evitan, además de las afrentas y consecuentes desencuentros sociales, también los trastornos asociados al cambio de direcciones postales en los órganos de la Administración pública, y los costes en renovar  la papelería de oficina impresa.

 

                          José Antonio Quiroga Quiroga

 

jueves, 10 de febrero de 2022

Transfuguismo desde el limbo político

          Sorprende que, a riesgo de que se adultere la representatividad democrática, la legislación electoral y la Ley Orgánica de Régimen Local permitan la aparición de la figura del perro del hortelano político: aquel que no toma posesión del acta de nombramiento, ni deja que otros compañeros la tomen, ya porque les corresponde directamente como concejales electos o bien como suplentes sustitutos de aquellos que, por circunstancias justificadas, renuncian a su escaño.

          La Corporación tudense suma ya cuatro sesiones plenarias, de frecuencia bimestral, celebradas con la participación de dieciséis miembros de los diecisiete correspondientes a causa de que el cuarto puesto de la candidatura de Ciudadanos, concejal electo de rebote, que no formal de pleno derecho, tras la renuncia  de la tercera de la lista, le ha dado por  hacer el Don Tancredo por tiempo indeterminado, quieto e inmutable tras el burladero seguro que las leyes le proporcionan.  Con esta ausencia  se da la circunstancia de que  el grupo de gobierno y la oposición  igualan a ocho  miembros por bando.

Pleno de la Corporación tudense en tiempo de pandemia

          Esta anomalía democrática, con trascendencia en el desenlace de las resoluciones plenarias, ya que la improbable incorporación del concejal, en estado de permanencia indefinida en el limbo político, dejaría en minoría al grupo del PSOE en el poder, discurre pleno tras pleno con total irrelevancia a juzgar por el mutismo general al respecto y la aparente conformidad del alcalde, a quien  el equilibrio viciado de fuerzas le permite sacar adelante sus propuestas con solo servirse de su voto de calidad dirimente en caso de empate. Extraña la lacónica brevedad y rutinaria indiferencia  con que el regidor despacha la incomparecencia del electo displicente y pasa sin más al siguiente punto del Orden del día, comparada con la enérgica demanda, desplegada por éste desde la bancada de la oposición,  en asunto menor  como la de aclaración de  si la concejala de CsT, integrada en el equipo de gobierno del ex alcalde Padín  tras la controvertida expulsión del partido,  seguía perteneciendo o no al mismo.

          El inexplicado sombrío impasse en que discretamente parece refugiarse el esquivo protagonista del partido naranja, invita a suponer que su actitud responde a la estrategia  bastarda con que conseguir réditos personales, dada la ventaja política que su inmovilismo proporciona a terceros; pues el precario futuro laboral que le aguarda al Don Tancredo local, en situación de desempleado en el tramo final de su vida productiva,  da pie a imaginar  entendimiento entre partes necesitadas.

          Es probable que el mandato municipal concluya con la Corporación mermada en un miembro, en cuanto garantía necesaria de funcionamiento ventajista y fraudulento del órgano de gobierno local,  afectado de falta de legitimidad democrática, sin que se haya restablecido la voluntad de la ciudadanía expresada en las urnas, y sin que importen el  descrédito personal y el deterioro de la institución que dicen representar.

 

                                    José Antonio Quiroga Quiroga

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  






miércoles, 12 de enero de 2022

Covid e inmunidad de rebaño en la aldea global

           Es evidente el desconcierto existente en la comunidad científica, singularmente en la oficialista, acerca del Covid-19, de la aparición de variantes y en cómo erradicarlo, como para que haya que confiar en sus dispares hipótesis y conjeturas, y obedecer ciegamente sus recomendaciones.

          Circulan dos teorías sobre la aparición de nuevas cepas covid: la que sostiene que está en la naturaleza de los virus el cambiar constantemente debido a los errores que cometen cuando copian su material genético al infectar a una persona; y la que defiende que las nuevas variantes han surgido en personas inmunodeprimidas con infección crónica en un proceso en el que las defensas luchan contra el coronavirus durante meses, hasta que aparece un mutante que invade mejor las células humanas y consigue escapar.

          Aunque lego en medicina, soy libre de exponer mi punto de vista al respecto y de inclinarme por la segunda teoría (sin perjuicio de que ocurra accidentalmente la primera, pero con el reparo probabilístico de que los errores genéticos resulten provechosos para el propio virus), ateniéndome al principio económico energético de supervivencia que rige en la naturaleza, por el cual todo cambio obedece a estrictas razones de beneficio y utilidad. Nada en ella ocurre de manera  gratuita e inmotivada.
          Como las vacunas generan anticuerpos específicos presuntamente más eficaces que los existentes en el organismo humano, es lógico presuponer que los virus traten de mutar para eludir los ataques del sistema inmunitario entrenado, al tiempo que de aumentar su transmisibilidad, y, con ello, la perduración. Por el contrario, cabe deducir que si el virus prospera en el organismo infectado, como sucede en los no vacunados,  es porque no encuentra resistencia suficiente como para verse en la necesidad de mutar; de ahí que  tenga fundamento el suponer que las mutaciones son menos probables en personas con menos protección.

          La declaración de González Candelas, catedrático de Genética en la Universidad de Valencia y divulgador médico, que dice: “A medida que la población inmunizada aumente, la presión selectiva a favor de aquellas mutaciones, o conjunto de ellas, que disminuyan la capacidad de neutralización de anticuerpos y células inmunitarias será mayor”, se alinea con la teoría que atribuye las mutaciones a la respuesta del virus frente a las dificultades que encuentra  para replicarse. Asimismo, informa de que el genoma del virus acumula mutaciones con una tasa estimada de 26 cambios por año: la secuencia de referencia de Wuhan, 23; Alfa, 17; Delta, 9; y Ómicrón 32,  de lo cual se infiere  la interinidad inmunológica de las vacunas frente a estas rápidas mutaciones, hecho que las variantes Delta y, mayormente, Ómicrón han puesto en evidencia batiendo las tasas de contagio registradas.

          La pretendida inmunidad de rebaño de los Gobiernos se limita a la población de sus respectivos territorios que, en el caso hipotético de alcanzarse, con arreglo a lo expresado anteriormente,  no impide la aparición de cepas autóctonas que infecten de nuevo a dichos rebaños, ni tampoco la incidencia en el propio territorio de las variantes foráneas, tal y como viene sucediendo. En defensa de los que no han querido vacunarse, viene a propósito señalar que la fulgurante propagación de las variantes Delta y Ómicrón en el mundo, necesariamente, ha tenido como medio de expansión la vía aérea, transporte al que solo tienen acceso los vacunados que acrediten el certificado o pasaporte Covid.

          El mundo, la aldea global, se compone, en términos de pandemia, de un gran número de rebaños, adscritos a los respectivos países existentes, dispares en el número de individuos, características fisiológicas, y políticas  sanitarias, pero con fronteras muy permeables a los flujos humanos. No es razonable, pues, en cuanto  materialmente imposible,  imaginar la inmunidad planetaria, además de simultánea, de la que ningún Estado parece ocuparse, aunque ello no impediría las prácticamente inevitables mutaciones, frecuentes en un virus respiratorio,  de modo que, pese a las vacunas, seguiremos expuestos a los embates del incontrolable ciclo de oleadas pandémicas.

          A fuerza de repetidos pinchazos de refuerzo, consecuentes desencantos y frustraciones, la sombría y cruda realidad  nos va introduciendo en  triste resignación, y a  encomendarnos, a la antigua usanza, a la liberación que traerá la inmunidad natural (la obtenida por pacientes no vacunados que han pasado la infección), demostradamente más eficaz y duradera que la farmacológica.

          Solo cabe confiar en que, a los no vacunados, potenciales contagiadores en igual o menor medida que los vacunados, a quienes perversa e interesadamente, y sin asomo de respaldo científico, se les acusa ¡oh incomprensible paradoja!, de representar un peligro para las vidas de los felizmente inmunizados, les sea respetada la libre asunción del riesgo personal que  han decido correr por su cuenta; pues ellos, sobre todo la ingente población de los países menos desarrollados, serán los portadores y garantes de la verdadera inmunidad.

 

                               José Antonio Quiroga Quiroga

 

 

sábado, 4 de diciembre de 2021

El arzobispo Lago, desplazado y arrinconado

Para más pena que gloria, la escultura del arzobispo Lago, cuyo retablo de fondo era un tramo despejado de muralla de la calle Ordóñez,  ha sido retirada de su posición original y colocada en un rincón en esquina, deslucido, de ángulo sombrío y fondo desconcertado, que forma  la medianera de una casa de vivienda en su encuentro con el extremo norte de dicho baluarte. El recodo generado, una vez que de allí se retiraron las dos jardineras de mampostería  que disimulaban la pobreza e insignificancia de ese espacio residual, mostró, en su diáfana desnudez, la marginal condición del lugar. El alcalde Cabaleiro justificó el traslado al objeto de “poner en valor” ese tramo de muralla, con absoluta desconsideración a la dignidad de la imagen del religioso tudense, al que su ciudad quiso ensalzar. Tanto el regidor municipal como la delegada de jardines, eminentísima y suficientísima  Yolanda Rodríguez, se sirvieron del conjunto escultórico, que estaba a mano, para tratar de dotar de cierto decoro a un espacio muerto a costa de achicar la principalidad del arzobispo y literato. La muralla, "liberada" de la interferencia visual de la escultura,  se “pone en valor”, pues,  gracias a que, en ambos extremos se sitúa un cortejo de acompañamiento, categóricamente incompatible y asimétrico, en permanente diálogo surrealista de incomparables: en la siniestra, el conjunto escultórico del arzobispo Lago; en la diestra, una batería de contenedores de basura. Se han dispuesto tres focos al pie para iluminar el conjunto,  pero este no ocupa lugar focal.

Ubicación actual


                                                                Ubicación original

Solución al rincón en esquina antes del traslado de la escultura

Quienes vean en este nicho una especie de hornacina, sepan que no se trata de la bóveda celeste con que simbólicamente éstas rematan, la que bendice al acogido, sino la covachuela que, con su umbría y denostada condición, lo baña y degrada. Los rincones tienen mala nombradía,  y suelen oler mal. Evocan lo subalterno y cutre; a ellos van a parar los deshechos y toda clase residuos. En refuerzo de tal innoble carácter,  unas  piedras sobresalientes de la pared medianera, sin entidad física ni valor alguno, restos de humildes casas demolidas no hace mucho, han sido dejadas cuales vestigios arqueológicos dignos de conservación, para respaldo desvencijado de la escultura, formando un antiestético recodo,  a la vez que escondrijo, que, para colmo de infortunios,  invita a pensar que será lugar oportuno para alivios nocturnos furtivos, cuales "ofrendas" indeseadas, en caso de apreturas físicas.

Batería de contenedores como cortejo de compañía.

Escondrijo-escusado

El desplazamiento e innoble confinamiento de la imagen del arzobispo Lago en un rincón, con olvido de la elemental regla protocolaria debida a una personalidad de ocupar lugar preferente, representa la metáfora, quiero creer que involuntaria, aunque el subconsciente nunca duerme, del acoso  y marginación  que está sufriendo la Iglesia en España.

 

                                   José Antonio Quiroga Quiroga

viernes, 29 de octubre de 2021

El comunismo viste de lujo

          Los líderes comunistas (este partido prácticamente nunca tuvo lideresas porque  es históricamente machista) acostumbraban a vestir casaca militar, y los militantes de a pie uniforme civil. Más recientemente, con la llegada de la democracia, el atuendo de clase de los que profesan ideologías de izquierda es de corte proletario, con el que se identifica  la llamada progresía. Sin embargo, ahora, en España, tenemos a una ex sindicalista comunista, aupada a ministra y vicepresidenta segunda, que decidió romper con los grises hábitos. De tal modo y forma que en el vestir parece rivalizar con la reina Leticia. Diríase que, en cuanto tocó poder, fue abducida por el lujo de la corte, y mismo semeja que, en vez de acudir a una reunión ministerial, congreso o rueda de prensa, va a una boda de la “high society”, o a lucir modelos de alta costura en una pasarela de moda.  






          Así ataviada, Yolanda Díaz no puede pisar la calle, pararía la circulación. No me  imagino a la sucesora de Pablo Iglesias entrando en un restaurante del común y pidiendo el menú del día.

          Conforme desapruebo el vestir ordinario en altos cargos públicos ejerciendo sus funciones, aplaudo  la distinción y respetabilidad de la elegancia sobria y discreta. A este respecto y punto resulta ilustrativa la conocida anécdota de aquel dandy, caballero habitual en las fiestas de postín,  famoso por su elegancia, al que se arracimaban las señoras para celebrar su refinado gusto, en que una de las invitadas le dice: fulanito, está usted hoy elegantísimo;  contestándole el agasajado: no debo estarlo tanto cuando se me nota.







                                         Yolanda Díaz sindicalista

          A usted, estimada ministra y vicepresidenta segunda, señora Yolanda Díaz, se le nota demasiado.

 

                                 José Antonio Quiroga Quiroga

 

miércoles, 6 de octubre de 2021

Los Ruegos, anacronismo en la política municipal

No es misión de la Oposición, en cuanto aspirante al poder,  rogarle, lo que es deber de quienes lo ostentan, que atiendan sus obligaciones y compromisos, sino  el exigirle lo que es razonable y conveniente.

La “cultura” de los ruegos, sea al poder divino o al terrenal,  nace de la necesidad material del pueblo en cuanto súbdito indefenso, y permanece en la actualidad como arrastre anacrónico de tiempos de sumiso vasallaje, no tanto a la autoridad (leyes)  como al arbitrio de quienes encarnan de la autoridad. No corresponde en democracia, que la ciudadanía  soberana tenga que dirigirse a sus  representantes y administradores públicos, en términos  mendicantes. Y menos aquellos cuya misión es, entre otras, la fiscalización, señalar, cortesía mediante, los descuidos del Ejecutivo y  todo aquello susceptible de ser reparado y mejorado,  al tiempo que requerir  las diligencias pertinentes.

                         Sesión plenaria de una Corporación tudense

El Orden del día de las sesiones plenarias que se somete a aprobación por las Corporaciones locales incluye, como punto final, el titulado Ruegos y Preguntas, cuyo apartado primero parece pensado para escenificar la rendición de pleitesía implorante de la oposición al poder, y como oportunidad  de éste de mostrarse magnánimo en la concesión de gracias.  El ruego plenario remite, pues, en cuanto impetración, sobre todo si se expresa con tímida vocecita de arrodillado temeroso de molestar con las peticiones,  a la arcaica, como poco digna, afortunadamente desaparecida, fórmula del “Suplica a Vuestra Ilustrísima”, empleada por los administrados en sus serviles escritos de solicitud.

Corresponde, pues, con arreglo al estatus que las democracias otorgan a la ciudadanía,  la actualización del concepto, sustituyendo los Ruegos por otro más propio y adecuado a la función y dignidad de la Oposición. Ya que cuando la Oposición formula los referidos ruegos, no hace otra cosa que notificar al grupo de gobierno determinadas incidencias y propuestas, considero que el último punto del Orden del día podría titularse Notificaciones y Preguntas.

Agradecidos deberían mostrarse los grupos de gobierno locales con que la Oposición les informe de todo cuanto les pasa desapercibido, en cuanto oportunidad y contribución  de  mejorar sus prestaciones y servicios.

 

                             José Antonio Quiroga Quiroga

 

domingo, 26 de septiembre de 2021

El traje de lujo de la sede del club Kayak

          No pretendo realizar un análisis arquitectónico de la futura imagen que exhibirá el pabellón sede del club Kayak tudense una vez concluidas las obras de adecuación y ampliación proyectadas, pese a que toda obra pública queda sometida permanentemente al parecer y juicio de la ciudadanía, sino, fundamentalmente, reprobar la desmesura económica comprometida para una actividad elitista como es la producción de campeones, cuyo uso y rentabilidad social está en entredicho.

          La oposición municipal, en situación de mayoría, que al principio se había mostrado firmemente en contra de destinar 650.000,00 euros para tales obras, terminó por  aceptar  la manifestación  plenaria del alcalde y líder del gobierno cuatripartito, de que si bien dicho importe corresponde al presupuesto del proyecto arquitectónico, el coste real de adjudicación de las mismas sería bastante inferior, y apoyar con sus votos la medida. Pero no porque pecaran de crédulos, sino tras entender que el oponerse le restaría simpatías entre el electorado. Como era previsible, el presidente de la Corporación, incumpliendo su promesa, blindó la cuantía inicial al objeto de  destinar el montante de la baja anunciada  en lujos como el traje de gala, que no piel, que lucirá el inmueble.


                       Fachada frontal del pabellón en la actualidad
       
                         Fachada sur del pabellón en la actualidad

                          Galpón prácticamente adosado al pabellón 

              Pabellón y las dos construcciones que le acompañan

                           Cuerpo trasero sobresaliente del pabellón

                              Vista elevada del cuerpo posterior


                            Imagen final del pabellón según el proyecto

                               Fachada lateral final según el proyecto

          Dejando a un lado la calidad del diseño de la imagen exterior, entendido como ejercicio estético en sí mismo, y de manera aislada, advierto, por una parte, cierta descontextualización, ya que parece concebido como si se tratase de un inmueble exento situado en lugar despejado, de hecho, así se muestra en las infografías, cuando en realidad está flanqueado por arboleda espesa, que oculta su visión, en las fachadas sur y  trasera,  y parcialmente en la frontal que da al río, y, por la derecha, por un galpón-almacén (el vecino pobre) de una empresa particular, cuya acusada elementalidad y precariedad constructiva contrasta negativamente desmereciendo el conjunto. Todas estas circunstancias propias del entorno convierten en prácticamente estéril  el esfuerzo de diseño realizado por los proyectistas, por otra parte, de difícil, si no imposible integración en el medio. Y, por otra, a mi entender, que el alarde de modernidad no parece estar en sintonía con espíritu de sobriedad, simplicidad y economía de movimientos característico de la práctica deportiva. No se trata, pues, de reproducir la repetida estética de nave fabril de hormigón, por desgracia tan característica de los pabellones de deportes al uso,  sino de obtener un volumen discreto pero digno, de líneas sencillas aunque no exento de carácter.

          En ningún momento cuestioné la necesidad de adecuar las actuales instalaciones deportivas ya por razones de salubridad, adecentamiento y/o  ampliación del espacio disponible, sin embargo sigo sin aceptar que se invierta, o se gaste (como ustedes gusten llamarlo), semejante cantidad de dinero para una actividad exclusiva, sin mayor beneficio social que el de cultivar el evanescente orgullo local deportivo, habiendo tantas necesidades básicas en el municipio sin atender que afectan a un muy superior número de beneficiarios.

          A tenor del desarrollo del asunto, y de la  mentalidad política imperante, no me sorprende que a la portavoz de un partido de la oposición, deslumbrada, como tantos otros, por la novedosa imagen del proyecto, y quizás por su vinculación anterior con el gobierno que defendió la idea, le haya faltado tiempo para, sin mayor criterio, reflexión ni sentido de responsabilidad en la administración de los caudales públicos,  acoger el diseño con su aplauso anticipado.  

          Como somos ricos y el futuro es prometedor, gastemos con irresponsable alegría el remanente de tesorería en obras de ostentación populista.

 

                 José Antonio Quiroga Quiroga

 

 

domingo, 29 de agosto de 2021

Alcalde obcecado en peatonalizar el centro de Tuy

La peatonalización se ha convertido en el referente urbanístico a copiar por todos los regidores de poblaciones, al margen del tamaño y estructura urbana de las mismas. Por imperativo de la moda,  todo alcalde que se precie, se siente obligado  a acometer actuaciones de esta naturaleza y alcance, sin que, ordinariamente, medie  oportunidad, ni mayor criterio y reflexión.

Tras la indiscutida peatonalización del casco histórico de Tuy, iniciada por gobierno distinto al actual, le llegó el turno de las “humanizaciones” a la mitad sur del ámbito del Paseo de la Corredera, que trajo el desafortunado realojo en batería de los coches en la C/ Augusto Glez. Besada, con el consiguiente ahogo de perspectiva de la misma, y el  absurdo y muy contestado cambio de sentido de circulación de las calles más centrales, causa de desacostumbradas retenciones, que el regidor está empeñado en normalizar domesticando los hábitos.

Lejos de rectificar o de reconocer siquiera los errores, la inseguridad personal, que suele buscar refugio en las trincheras de la terquedad, le empuja a reafirmarse con reincidente desafío: la citada calle de Augusto Glez. Besada, también será peatonalizada; sin que se sepa cuál es la razón y utilidad de la medida, ni dónde se podrán ubicar los coches ahí aparcados. La  penuria estructural de espacios libres en el centro de Tuy, susceptibles de ser utilizados para aparcamiento, que el proyectado en el subsuelo en nada corregirá, convierte en despropósito las pretendidas peatonalizaciones, a todas luces innecesarias dada la dimensión doméstica del centro de nuestra ciudad.

                                            Vista parcial del frente al río de Ponte de Lima

Vista complementaria de la anterior

Continuación del área de aparcamiento a la izqda. del puente



El viejo modelo urbanístico separativo de vehículos por un lado y  personas por otro, fracasó porque disolvía la actividad y apagaba la animación en las zonas de implantación, salvo que se dotasen de transporte y estacionamiento por y en el subsuelo. Pero el elevado coste de este sistema no  está al alcance de las arcas públicas de ayuntamientos con poca población.

El éxito de afluencia de visitantes de cualquier localidad, atractivos turísticos y comerciales aparte, depende en gran medida de la superficie de aparcamiento disponible. Ponte de Lima, atestada de gentes en verano, es ejemplo elocuente de la incidencia positiva de la capacidad de acogida de vehículos. A ambos  laterales del impresionante puente medieval, en la zona de ribera del río, dispone  de amplia extensión de terreno de aparcamiento. El 28/08/2021 contabilicé cerca del millar de coches aparcados en esta zona, con capacidad para más de mil; además de otros quinientos en el aparcamiento colindante al pabellón de exposiciones; al margen de que está permitido aparcar en determinadas calles de la ciudad. Sucede lo mismo con Valença do Minho, que junto al potente reclamo patrimonial y comercial, ofrece sobradas áreas de aparcamiento en el perímetro exterior de las murallas, e incluso intramuros de la Vila.

Aparcamiento del pabellón de exposiciones, capacidad para 500 vehículos

Calles interiores en las que se permite aparcar



No tiene sentido, pues, que en Tuy, que carece de espacio suficiente de aparcamiento para sus propios habitantes, en aras de peatonalizaciones, tan caprichosas como perjudiciales,  se reduzca el escaso disponible tratando de alejar  a los coches del centro urbano; y no solo urbanísticamente, sino también aplicando con rigor implacable la acción sancionadora a los vehículos  que, por razones varias, incumplen con la señalización.

Se dice que las ciudades van adquiriendo el espíritu de sus regidores si a estos se les concede  tiempo de mando suficiente.  En tal caso, Tuy devendrá triste, como su alcalde.

 

                       José Antonio Quiroga Quiroga

 

 

 

viernes, 20 de agosto de 2021

Por qué no se eliminarán los PERI de San Bartolomé.

Por puro oportunismo electoral,  que no por razones urbanísticas, los principales partidos que en 2019 optaban al gobierno de Tuy,  PSOE y PP, anunciaban en sus respectivos programas la eliminación de los PERI (Plan Especial de Reforma Interior) de San Bartolomé, dando así satisfacción a la mayoría de propietarios de terrenos afectados, descontentos ante la incapacidad de llevar adelante el desarrollo de dichas figuras de planeamiento. Anteriormente, Converxencia 21 (C21) y los socios de coalición en la moción de censura que los  aupó  al poder, ante la presión de los vecinos que exigían el cambio de los PERI por la Ordenanza 4 (semejante a la que rige los núcleos rurales),  prometieron en un pleno destinar 50.000 euros para acometer la modificación del PXOM  demandada.

El principal argumento esgrimido por ciudadanos y políticos es que tales figuras bloquean el desarrollo urbanístico de la zona, debido a la dificultad  de  constituir las Juntas de Compensación y la de asumir las cargas propias de la urbanización: demoliciones de las construcciones existentes (si las hubiere); proyectos, licencias y obras de urbanización de los viales previstos.

PERI Nº 4 de San Bartolomé (zona en color rosa)


Ortofoto PERI Nº 4

PERI Nº 5

Ortofoto PERI Nº 5

Las zonas bajo la figura PERI, son áreas más o menos extensas de terreno que carecen de frente a vía pública, lo cual, por esta circunstancia, devienen en no edificables si no se urbanizan mediante el trazado de calles; ya mediante los contestados PERI, ya bajo otra ordenanza que lleve asociado el trazado de viales.  Resulta, sin embargo, que la sustitución de los PERI (de superior edificabilidad) por la ordenanza 4 no resuelve el bloqueo edificatorio, porque esta ordenanza se aplica cuando existe previamente una red de caminos públicos, y porque,  por sí misma, no tiene capacidad de introducción de los viales necesarios; si bien la modificación específica del PXOM puede y debe determinarlos.

En el caso de que tal modificación se lleve a cabo, los vecinos de San Bartolomé, que ahora disponen de autonomía, aunque muy condicionada a su capacidad de  asociación y organización, además  de la desenvoltura económica  de cada cual, para acometer los PERI y poder edificar, pasarían a depender absolutamente de la voluntad política del  equipo de gobierno de turno de ejecutar las urbanizaciones pertinentes. Voluntad supeditada a la rentabilidad electoral y a los recursos económicos disponibles; máxime cuando no puede recuperar buena parte del dinero invertido en concepto de impuesto por plusvalía. Medida ésta populista, injusta socialmente (premia el enriquecimiento de los propietarios de terrenos convertidos en solares a costa de los impuestos de todos) y muy nociva para las arcas municipales y el desarrollo del municipio.  Es cierto que el PSOE  y En Marea, hoy en el poder con mayoría absoluta, se opusieron a la eliminación de dicho impuesto, pero es evidencia que, pudiendo, no aceptan el reto del representante de C 21, de recuperarlo (el interés político prevalece sobre el administrativo). 

 Es menos probable que  el alcalde actual lleve adelante la reclamada, y por él defendida, supresión de los PERI, que aparezcan promotores que se hagan con al menos el 51 % de los terrenos y los  desarrollen, ya que para el regidor supondría asumir directa y expresamente el compromiso, y la responsabilidad de ejecutar en tiempo las aperturas de calles y las urbanizaciones necesarias; sin posibilidad de derivarla  al Gobierno que aprobó el Planeamiento en vigor. Puede ocurrir que, a tal fin, decida modificar el PXOM, en la esperanza de que el tiempo de tramitación y aprobación consuma el de mandato restante, y salga así  del apuro. 

Pero la patata caliente, de difícil abordaje,  será para el próximo regidor que decidan las urnas.

 

                          José Antonio Quiroga Quiroga