martes, 2 de mayo de 2017

Aparcamiento para Tuy


La salud comercial de Tuy ciudad, pasa necesariamente, aunque no solo, por la construcción de un aparcamiento. La demanda de un área específica que solucione las carencias actuales es viejo clamor social que no ha sido satisfecha por ningún gobierno municipal hasta el presente, ni tiene visos de serlo a medio plazo. El parche de los “parking leira”, que está en expansión,  ni es digno ni tiene futuro. Como tampoco lo tiene  el máximo exponente de “torreiro” automovilístico, conocido como aparcamiento municipal, habilitado hace más de veinte años, porque en cuanto se abra la cabecera de la C/ Orense no puede seguir ahí; y además, porque está ilegalmente ubicado sobre zona verde; y basta que un particular reclame judicialmente el derecho de respetar o de disfrutar de dicha zona verde para  esparcimiento y disfrute social,  para que, de inmediato, sea clausurado. Parece que las ilegalidades tienden a juntarse, y así robustecerse (aparcamiento y centro de salud), para ser, como España en tiempos de Franco, una Unidad de Destino Universal en el ámbito municipal.

Actual "torreiro parking" municipal y nuevo Centro de Salud
                               

Vista inferior del lugar de ubicación del futuro aparcamiento

Vista superior del lugar  de ubicación del futuro aparcamiento


Paso inferior bajo la Avda. de la Concordia, a realizar para acceder desde
 la C/ Hnos. Maristas al aparcamiento futuro y al casco histórico


           El repetido argumento, por anteriores y actual alcalde, de que ninguna empresa se hace cargo de construir un aparcamiento en el subsuelo por considerar que no es rentable, no les exime de la responsabilidad de buscar alternativas satisfactorias ante esta necesidad urgente. Lo que, en principio, podría no ser financieramente interesante para una empresa, sí podría ser viable para el Ayuntamiento, que, como entidad sin ánimo de lucro, la única exigencia económica es la autofinanciación de los servicios prestados. Exigencia que no se cumple, y de manera ostensible, en bastantes de ellos, algunos prescindibles, que acumulan, año tras año, importantes déficits. En la explotación del aparcamiento, el Ayuntamiento dispondría, como ventaja  añadida a medio plazo, de los ingresos indirectos por tasas provenientes de la apertura de nuevos establecimientos, ya que es lógico suponer que dicho servicio redundará en el renacer del comercio. Tampoco serían desdeñables en cuanto a beneficio social los puestos de trabajo que se crearían.

En el apartado estratégico a considerar en la construcción de dicho aparcamiento están, por una parte, el binomio: inversión-rentabilidad, y, por otra, el lugar de emplazamiento. Respecto al primero, La prudencia recomienda abordar la construcción por fases o módulos conforme  a la intensidad de uso  del servicio que se ofrece. Este aspecto tiene el inconveniente de que es prácticamente imposible para un aparcamiento bajo tierra, pero no lo es si la construcción se ejecuta en semisótano. Afortunadamente, en Tuy existe un lugar idóneo, sobre el que vengo insistiendo, que salva dicho inconveniente, y tiene, además,  la cualidad de céntrico. Se trata, como habrán adivinado, de la hondonada, mal aprovechada, en la que se encuentran las piscinas municipales. El lugar ofrece posibilidades extraordinarias: de acceso, funcionales y recreativas, además de disponer de superficie abundante  para afrontar el futuro con garantía. Ejecutando el conjunto de forma escalonada, para integración paisajística, sobre ella se pueden construir pistas deportivas, ajardinamientos, con conexión al paseo de bajada a los jardines Troncoso, y embutir una piscina que, al estar a mayor altura, dispondría de más horas de soleamiento por la mañana y por la tarde. A mayor abundamiento de ventajas, cabe resaltar que la permanencia de las actuales piscinas es compatible, durante muchos años, con los primeros módulos de aparcamiento construidos.

Este proyecto es absolutamente prioritario, y no algunos de los  encargados recientemente, totalmente prescindibles, puesto que contemplan supuestas mejoras estéticas, que no funcionales, en inmuebles que por su función y emplazamiento el aspecto formal externo  no es  relevante.

Para llevar a término la idea propuesta, que considero irrenunciable porque está en juego la prosperidad de la ciudad, solo hace falta amar a Tuy, voluntad política, y capacidad de negociación con el Liceo Casino.

 

                               José Antonio Quiroga Quiroga

 

 


  

miércoles, 26 de abril de 2017

Las fiestas "torreiro" de San Telmo


 

No es verdad que en Tuy  llueve diferente, como reza el  popular título del libro de Pedro Díaz Álvarez. En lo social como en lo político, en Tuy llueve como de costumbre. Como corresponde a su inalterable identidad pétrea,  inmune y ajena a los vientos frescos de frontera. El hecho diferencial reside en el distinto compás con que el tiempo pasa en esta ciudad-pueblo. Diría que es lo único que se detiene en Tuy. Todo lo demás es mero tránsito.

Cuando Tuy disponía de su particular “torreiro” (superficie de tierra situada en lugar más o menos despoblado), es decir, el Campo de la Feria, el formato rural de fiesta patronal, que, en muchos aspectos, continua repitiéndose sin solución de continuidad, tenía sentido y éxito destacado en comparación con las del entorno.  Hoy día, en ausencia de un recinto ferial, el modelo de fiesta “torreiro" no es tolerable, por insufrible, en un recinto urbano. A la fiesta se va voluntariamente. No se impone por megafonía a la práctica totalidad de la población, sana o enferma, con música  ruidosa en exceso durante todo el día y parte de la noche (la misma de siempre que luego, de manera redundante, interpretan las orquestas), salpicada con el machaqueo cargante e impropio de las cuñas publicitarias como si se tratase de una feria.

La construcción del nuevo centro de salud,  que imposibilitó la utilización del lugar habitual de instalación de las atracciones mecánicas por incompatibilidad con la actividad sanitaria, algo que no podía pillar por sorpresa al gobierno municipal,  que, sin embargo, para desconsuelo de los pequeños, gestionó a destiempo la frustrada alternativa de ubicación, evidencia que la fiesta de San Telmo tiene que orientarse hacia un formato urbano compatible con la vida residencial, en el cual deben predominar, entre otras, además de las ofertas gastronómicas (ausentes en esta edición, como también la Feria Agrícola) y los eventos culturales de interior (cine, teatro),  actividades de calle que sustituyan a las referidas atracciones, tales como títeres, magos, guiñoles, cuenta cuentos, etc. En el apartado musical sería conveniente sustituir las trasnochadas orquestas verbeneras por conjuntos folclóricos, conciertos y grupos musicales, más en sintonía con los gustos del momento. Y por descontado, la sostenida e insoportable barahúnda sonora ambiental  de la invasiva megafonía,  que alcanza a todos y a todas partes (la fiesta no va por barrios, es total), y que  en ciertos momentos, para mayor aturdimiento, se solapa con la música en directo de las orquestas, debe erradicarse de una vez y para siempre.

En cuanto al apartado último de celebraciones, en coherencia con el orden protocolario de secuencia de actos, tal y como exige la deferencia y honra debida al patrón de la ciudad, con eterna vocación de pueblo, las fiestas deberían finalizar, sin más verbena añadida perturbadora del ya necesario descanso, con el solemne broche de la procesión y la tirada de fuegos de artificio.

 

                               José Antonio Quiroga Quiroga

miércoles, 5 de abril de 2017

"Buena Gestión"


 

Escuché con atención las declaraciones del alcalde de Tuy, Enrique Cabaleiro, en su turno de la ronda de entrevistas de la radio municipal sobre el remanente de tesorería y los cíclicos rumores, cual marea que vuelve, sobre una moción de censura. Observo que se expresa bien, con soltura, facilitada ésta por la actitud  en exceso galante, típica de la casa con los políticos, mayormente si se trata de un regidor,  del conductor del programa, que  raramente suele ejercer de Voz de los oyentes. En Brasil dirían que “fala bonito”, sí, pero  con falta de propiedad: no se sabe si por ignorancia, y confunde los conceptos, o conscientemente y trata  de embaucar a los potenciales votantes.

Califica el señor Cabaleiro de buena gestión la realizada por el grupo de Gobierno durante los casi dos años de mandato, porque han ahorrado más de tres millones de euros (3.400.000), con políticas de austeridad en el gasto (rotundamente falso en lo referente a la despendolada delegación de deportes), ya que los gobiernos anteriores, sumado todo el ahorro, no han conseguido, apenas  poco más de cinco. No se entiende entonces por qué se lamenta de que la Regla de Gasto, impuesta por el Gobierno central, limita severamente el incremento de los presupuestos, si luego resulta que en cada ejercicio le sobran cerca de dos millones.

Ahorrar para qué, para quien o para quienes. Quizá para que la banca haga negocio con el dinero  de los contribuyentes. Solo tiene sentido que un ayuntamiento ahorre si las arcas municipales están vacías o  sobre ellas pese deuda apreciable. En caso de buena salud de la hacienda municipal lo ingresado debe revertir, sin dilación, en servicios e infraestructuras para la ciudanía.

Sin embargo, de repente, en manifiesta contradicción con lo manifestado anteriormente, decide, con un golpe brusco de timón, girar 180º y echar la casa por la ventana, sabedor de que camina sobre una cuerda floja, en lo que parece una huida hacia delante para tratar de afianzarse en el cargo, y declara estar resueltamente decidido a consumir los millones de euros acumulados. Es más, ha declarado que ha encargado la redacción de numerosos proyectos, cuyo coste de ejecución supera la cantidad de quince millones, pese a haber reconocido que la ejecución de algunos de los proyectos aprobados en pleno a cargo del remanente de tesorería no se podrán finalizar en este mandato.

Bien está que el grupo de gobierno se decida a invertir el superávit en servicios e infraestructuras, si bien no debe hacerse con precipitación, sino con reposo reflexivo que permita el oportuno asesoramiento, la confrontación de ideas y argumentos, además del razonable establecimiento de prioridades. Pero no es decisión cabal, ni responsable, la fiebre desatada de encargar proyectos a mansalva  a sabiendas de que, con seguridad, no podrán ser abordados durante el mandato del regidor en ejercicio, por cuanto no se puede garantizar que el actual grupo de gobierno repita, que el  alcalde de la futura corporación sea el que hoy la preside, como tampoco que un nuevo  futuro gobierno municipal haga suyos los proyectos encargados. Ciertamente, no es comportamiento sensato, ya que conlleva potencial condicionamiento de la acción de gobierno de la corporación entrante, al sentirse responsabilizada con el gasto efectuado, aunque discrepante con los proyectos, o la desestimación de dichos proyectos, y el consiguiente  despilfarro de dinero.

 

                                     José Antonio Quiroga Quiroga

sábado, 1 de abril de 2017

El Paseo de la Corredera


 

Aprovecho la oportunidad, ahora que el Paseo de la Corredera ha recuperado su verdadero carácter, imagen y diafanidad, al haberse retirado  las banderas que lo jalonaban  como si se tratase, falsamente, de un puerto deportivo o de un recinto ferial, y no como corresponde a un espacio perteneciente al recinto histórico de la ciudad, cuya estética está regulada por determinadas reglas, para tratar de corregir la errónea “versión” al gallego dada al mismo  como Paseo da Corredoira.  Denominación improcedente, por partida doble: primero, por  aplicación errónea de la palabra Corredoira: “camiño de carro, estreito e profundo que discorre entre valos ou outras elevacións do terreo”), pues Corredera es nombre con el que se designa,  en varias localidades de España, a calles y plazas, que estaban próximas  a las ferias de ganado, en las que se probaban los caballos haciéndoles correr para ver si tenían algún defecto; y, segundo, porque, de manera redundante y absurda, significa, literalmente, Paseo del Camino. Entiendo, en ausencia de criterio más autorizado, que la traducción que más se acerca a la verdadera acepción, dado que en gallego no existe una palabra que designe tal actividad, sería, Paseo das Carreiras, o Paseo da Corredera, como indican algunos traductores. Es de lamentar que nomenclaturas impropias propicien la pérdida de las referencias y esencias etimológicas de determinados lugares, que han sido escenario del desarrollo de las culturas locales, en  este caso, del tan relevante, social y urbanísticamente, Paseo de Tuy. Si de verdad defendemos la lengua gallega, no permitamos que se nos pueda decir que en la ciudad que fue  antiguo reino de Galicia no sabemos emplearla con propiedad.
Imagen recobrada de la Corredera tras la retirada de las banderas
Ya puesto a hablar de la Corredera, quiero detenerme en el conjunto escultórico ecuestre de la Glorieta de Vigo. Mal ubicado, y colocado con calzador, por una debilidad propagandista del artista (pretendía que fuese vista por el máximo de transeúntes, al tiempo que potenciales clientes). Y pobremente complementado con un estanque de jardín casero que rodea  una base formada por “encachotado” ordinario de piedra.

Digo que está mal ubicado porque toda escultura, por su singularidad e importancia, debe presidir el espacio tributario sobre el que se asienta, sin que se lo dispute ningún otro objeto. En este caso es patente es conflicto de competencia existente entre la pérgola y la escultura, dada la apretada vecindad; además de la reducción de espacio libre de la glorieta que ha causado la implantación de la escultura. Si ya la base de “encachotado” es un menudillo de piezas sin dignidad alguna, un problema de filtración de aguas del estanque, que ha causado daños a un semisótano comercial próximo, y que el Ayuntamiento hubo de costear las reparaciones, el burdo encintado con cemento especial para impermeabilización de las juntas de la piña de mampuestos, añade más vulgaridad al conjunto.
           Lo procedente sería retirar el conjunto y colocarlo en otro lugar, a elegir, pero como es operación cara, y hay otras necesidades más apremiantes, considero que se debería eliminar el ridículo estanque oval, recortar la base alargada de “cachotes”, para liberar espacio, y sustituir un buen número de ellos por unas pocas rocas de considerable dimensión ( por razones estéticas y de robustez expresiva,  debería ser una sola la que sirviera de base la que debió colocarse), como si estuviese apoyada en un subsuelo rocoso. Con ello ganarían en dignidad el propio conjunto escultórico, la pérgola y el espacio disfrutable de glorieta.







Encintado burdo que añade vulgaridad al conjunto

Detalle de la grosería de encintado de impermeabilización


     Las intervenciones en los cascos históricos, máxime en piezas artísticas, no deben llevarse a la ligera y sin el asesoramiento de expertos, a riesgo cierto de incurrir en errores que  menoscaban, la ya maltrecha de  belleza urbana y paisajística que posee Tuy




                                               José Antonio Quiroga Quiroga

domingo, 26 de marzo de 2017

Dos Propuestas


Formular preguntas, ruegos, o propuestas sobre temática municipal en un blog, o red social, p.e. “Tui Ruegos y Preguntas” (cerrada por fatiga del creador de la página, si bien ahora lleva con determinación  la web del Ayuntamiento, sobre todo para  borrar  aquello que no favorece al Gobierno), en lugar de expresarlas durante el turno del público en las sesiones plenarias, tiene la ventaja, exceptuando la desaparecida página, de que no se padece ningún tipo de rigor restrictivo, ni se expone uno a sufrir directamente advertencias  de tono vejatorio de ningún alcalde autoritario. Si ya es bastante frecuente que personas aparentemente democráticas se revelen  autoritarias en cuanto alcanzan poder, ¿qué cabe esperar, pues,  de quienes  todo su currículo profesional lo desarrollaron bajo el régimen disciplinario de un penal?

Fachada del cuerpo de ampliación del Seminario


Propuesta 1: Es evidente que el Paseo de la Corredera no tiene a diario la vida y animación que debería y podría, debido, en gran parte, al escaso número de locales comerciales que alberga y a la discontinuidad de los pocos existentes abiertos al público.  A ello contribuye sensiblemente, como zona muerta, el frente continuo, de casi cien metros, que forman la iglesia de San Francisco y el inmueble, de titularidad municipal, conocido por Seminario Conciliar. Dado que está próximo el vencimiento de la prórroga del uso, de veinticinco años, de dicho edificio, concedida a la Iglesia por el tiranosauro cuando era alcalde, considero que, al margen de la actividad para la cual se destine en su día este enorme inmueble, se deberían reservar las dependencias de la  planta baja que dan al paseo, correspondientes al tramo de fachada del cuerpo edificatorio ampliado, de profundidad y altura más que suficiente, para conversión  en locales comerciales, transformando las actuales ventanas en puertas de acceso.  

El poder de atracción comercial lo proporciona la concentración de establecimientos,  que al reunir una oferta amplia posibilita satisfacer cómodamente las demandas del público  con un solo desplazamiento. El éxito de las grandes superficies radica, fundamentalmente, en este aspecto.

Hace poco, se debatió, por así decirlo, en un pleno, la ubicación de la sede de los tres juzgados de Tuy, prevista en el edificio del actual ambulatorio. Solo se escucharon pronunciamientos que versaban sobre preferencias personales sin acompañamiento argumental alguno: que si a mí me gusta más en tal o cual lugar, salvo el alcalde, que alegó estar en desacuerdo con la ubicación por exceso de concentración de servicios. Tendría razón si se diese sobresaturación, pero no hay tal, ni mucho menos. La concentración de servicios es muy conveniente ya que ello permite realizar varias gestiones en distintos organismos sin necesidad de realizar incómodos desplazamientos. Además, tal concentración hará factible la construcción del tan demandado aparcamiento.

Espacio bajo entre acera y casas

Espacio bajo, de embalsamiento de agua, que posibilita ensanchar la calzada

Espacio utilizable para ensanchar la calzada y la propia acera

Seto-biombo que sirve de escusado

Acera que muere a cero
      Propuesta 2: Los residentes del casco histórico padecen, entre otras penalidades,  el inconveniente circulatorio de que los coches no pueden cruzarse en las calles Antero Rubín- Canónigo Valiño; dificultad que se salva con no pocas molestias y algún conflicto.  Este problema podría paliarse en un tramo de cien metros remodelando las aceras que se muestran en las fotografías,  que actualmente son como una especie de pasarela sobre elevada sobre la calzada y el espacio bajo que media entre ellas y las casas. Indudablemente, estas aceras-pasarela encierran doble riesgo de caídas.

Un segmento del tramo en curva a remodelar exigiría negociar con la propietaria de la parte del inmueble del antiguo cuartel para que cediese una cuña de terreno del jardín. El tramo de terreno colindante es propiedad del Ayuntamiento, y en él  existe un seto que conforma un espacio triangular que, al parecer, usan algunos peregrinos como escusado. Cortando dicho seto, que estrecha la exigua acera, que muere a cero a la altura del edificio sede de la UNED, se resolvería ese problema higiénico.

La remodelación de las aceras ofrece la oportunidad de dotarlas de más anchura y la de sustituir las losas de granito de superficie apomazada, que desdicen en un recinto histórico, por otras, o las mismas, con acabado apiconado y aspecto rústico.
Estas dos propuestas redundarán en favor de la peatonalización del entorno del Paseo de la Corredera.

 

                                José Antonio Quiroga Quiroga

 

jueves, 16 de marzo de 2017

Juntos pero revueltos


La ruleta de la moción de censura sigue girando y la bolita de la fortuna (por qué habré dicho fortuna) salta de una casilla a otra sin que se sepa si ganará la banca o la hará saltar algún  reputado reventador.

En los mentideros tudenses  se hacen cábalas sobre la suerte de un nuevo lance  del juego que se traen entre manos los tahúres de la política que apuestan  por la concejala de cultura como alcaldesa de mudanza. De lo muy  poco que se sabe de esta  munícipe, sin experiencia ni créditos que la avalen  para tamaña responsabilidad, destaca la reiterada muestra de ingenuidad, falta de pudor y nulo sentido democrático ofrecida en la radio municipal al ser preguntada sobre el desarrollo de la celebración del carnaval, y, en concreto,  sobre el porqué este año no hubo coplas en el Entierro del Bacalao: “no tiene sentido que paguemos por hacer coplas si nos van a poner verdes”. Ya el año anterior se pagaron 900 euros (nunca se había pagado a nadie para tal fin) para que unas contratadas hiciesen crítica de otros ayuntamientos pero no del de Tuy.

Se dice que la referida concejala de cultura, seducida, a su entender, por  el atractivo y halagador envite, pero desconocedora de su papel de mero instrumento circunstancial, aceptó encabezar la maniobra; que, en principio, parece que fue bien acogida por la dirección del PP de Galicia. Ya se sabe que la política hace extraños compañeros de cama, de ahí que no cabe sorprenderse de que en estos días se haya visto comer juntos al tiranosauro y al exalcalde Rocha, dos irreconciliables que negocian cómo obtener lo que luego se disputarán sin contemplaciones.

Y el señor Cabaleiro, pillado entre varios fuegos, en los que se metió conscientemente para tocar poder,  temeroso de perder el asiento, al que se agarra como una lapa, se limita a imitar a Rajoy haciendo el don Tancredo, quedándose quieto y callado. Mientras tanto, Tuy  sigue padeciendo las miserias de gestores que solo pelean por lo suyo.

 

                                José Antonio Quiroga Quiroga

lunes, 13 de marzo de 2017

Paternalismo institucional machista en el Día de la Mujer


 El señor Cabaleiro, alcalde de Tuy de carambola a cuatro bandas, demuestra tener una visión distorsionada de lo que significa el Día Internacional de la Mujer. Debe creer que lo que corresponde el 8 de marzo se encuadra en el mismo marco de atenciones  que el  del Día de la Madre  en la que lo esperado es ir con flores a María. Sepa nuestro regidor que tal fecha no es en absoluto motivo de celebración festiva sino de reivindicación. El Día de la Mujer se alza  sobre un trágico pasado de muertes de mujeres que lucharon por sus derechos laborales, y conmemora esa guerra por la independencia, todavía vigente, aunque ampliada,  en conseguir su desarrollo íntegro como persona en la sociedad participando en pie de  igualdad con el hombre; con el que, para mayor agravio, tiene abierto otro contencioso trágico con la violencia de género.

Si bien el Ayuntamiento de Tuy se sumó a la conmemoración con la campaña: “Pola Igualdade Real”, desarrollada a través de la radio municipal con entrevistas a mujeres emprendedoras, con el objetivo  de visibilizar el papel de ésta en la sociedad y así tratar de acercarse un poco más a la verdadera igualdad, y que en anterior ocasión había demostrado sensibilidad feminista, aunque exacerbada, al eliminar la figura neutra de la Reina de las Fiestas del Patrono de la ciudad, el alcalde actuó reaccionariamente en dirección contraria al invitar a una comida a las mujeres funcionarias, como si de una fiesta se tratase. Quizá entendiese que lo era de consolación,  como a la vieja usanza, ofreciendo un gesto de condescendencia, de pretendido y ofensivo desagravio, un detalle galante de viejo patriarca o de rancio caballero, para salir del trance, pero que deja las cosas como estaban.
Este comportamiento me trae el recuerdo de tiempos, no muy lejanos,  en que algunos empresarios, que explotaban a las mujeres laboralmente, pretendían luego beneficiarlas regalándoles frascos de perfume. Lejos de mi intención establecer comparaciones tanto en el método como en los objetivos, pero sospecho que con la comida dada a las funcionarias, que pagamos todos los contribuyentes, nuestro alcalde no pretende otro favor que el electoral.

Como contribuyente fiscal quiero dejar claro que, aunque parte de mis impuestos hayan ido involuntariamente a sufragar la referida comida, no por ello me considero contribuyente, sino todo lo contrario, en perpetuar arcaicos patrones de tratamiento paternalista a las mujeres, sobre todo porque ellas no los necesitan.

 

                                José Antonio Quiroga Quiroga

sábado, 4 de marzo de 2017

Apuntes y Puntadas (III)


 

Funcionario-Civil servant:
El idioma inglés denomina, con gran elocuencia educativa, el término funcionario como civil servant: literalmente, servidor civil. La utilidad de la definición inglesa reside en que sirve de recordatorio de su condición laboral a aquellos  funcionarios proclives a dispensar mal trato a la ciudadanía.

Sirva este preliminar para relatar el desagradable episodio tenido con el recién contratado aparejador municipal de Tuy, que desestimó informar un proyecto mío de legalización de obra ejecutada sin licencia, y denunciada por terceros, porque no estaba visado por el Colegio de Arquitectos. No lo sometí a visado porque, en este caso no es obligatorio, se acorta el tiempo de trámite y con ello se evitan posibles multas al alcalde y al promotor, a la vez que  le ahorro un gasto al mismo. De todos modos,  es deber del empleado público, en cualquier caso, informar de los posibles incumplimientos del proyecto y notificarlos al promotor para que sean subsanados. Me dirigí al joven aparejador para exponerle que la ley exime de visado colegial a los proyectos que no comportan obra. ¡Demuéstremelo! Me retó desafiante. Le mostré el texto de la ley, que no quiso admitir, y replicó: la ley no lo exigirá pero yo sí. ¡Yo informo lo que quiero! Le contesté que la ciudadanía está sometida al dictado de la ley pero no al arbitrio y capricho personal de un funcionario, y que debe informar lo que corresponde. Herido en su prepotente orgullo, trató, con un gesto propio de un gendarme, de imponerse marcando distancias al sentirse acorralado, diciéndome en tono autoritario al tiempo que me indicaba con la mano el lugar donde tenía que situarme:¡póngase ahí! (se refería al otro lado de la mesa a la cual estaba él sentado, ya que yo estaba en un lateral de la misma para enseñarle la disposición legal citada). Respondí, enérgico, ¡no me da la gana! Reacción que dejó bloqueado al insolente empleado público sin saber qué decir ni qué hacer, pero, reacio a dar el brazo a torcer, se mantuvo firme en su terquedad.

Considero que personas de talante despótico y chulesco como el personaje referido, no deberían trabajar al amparo de ninguna Administración. Demasiados abusos han sufrido promotores de viviendas y profesionales de la arquitectura con el tristemente célebre aparejador municipal de Tuy, jubilado no hace mucho, para que tengamos que soportar a otro que parece seguir sus modos y mañas.

“Tuy, ciudad centenaria”:
El actual regidor de la milenaria ciudad de doña Urraca, en conversación radiofónica con la emisora municipal a propósito de la iniciativa de recuperar la memoria fotográfica del pequeño comercio tudense, lanzó, con naturalidad y sin descomponerse, un graznido que debió molestar a más de un oyente: “...multitud de vecinos y vecinas  tienen fotos que dan fe y testimonio de la historia de esta ciudad centenaria...” Se nota que el mandatario salcedense siente y vive con intensidad la camiseta tudense.

¿El grupo de Gobierno al borde de la ruptura?:
En el último pleno de la Corporación tudense el tiranosauro de la política local votó un punto del Orden del día en sentido distinto que el resto de sus compañeros de Gobierno. Justificó la abstención al no haber sido informado con anterioridad sobre el punto sometido a aprobación (recuperación del hospital Rebullón). Parece que el debate mantenido al respecto no lo ilustró suficientemente como para alinearse con sus compañeros de grupo.


Recuperación de la memoria histórica del pequeño comercio:
El Ayuntamiento de Tuy anda metido en la entrañable labor  de recuperar la memoria  histórica del pequeño comercio local mediante la creación de un archivo fotográfico. Loable inquietud que, para disfrute de la ciudadanía, se verá plasmada en una exposición por las fiestas de San Telmo. Oportunidad que permitirá iniciar, especialmente a la Asociación de comerciantes Acitui, un ejercicio de reflexión sobre la negativa incidencia en el comercio local de la implantación de cinco grandes superficies, en las afueras de la ciudad, que lo está aniquilando.

Gramática extensiva de género desdoblado, políticamente correcta:
Bienvenidos y bienvenidas, miembros y miembras de esta entrañable comunidad de vecinos y vecinas. Saludos y saludas (besamanos) a todos y a todas….respectivamente.

Gramática individualizada de género, políticamente correcta:
La tendencia de todo político es la de aparentar que ofrece un trato personalizado a sus potenciales votantes, aunque solo suele darse  en las formas, que no en lo hechos. Veamos un ejemplo caricatura de la rebuscada y artificiosa manera de saludar al público en que han desembocado: Buenas tardes a todos y cada  uno, y a todas y cada una de los reunidos y las reunidas en esta sala.

Con lo fácil, sencillo y sobriamente elegante que sería saludar con un clásico: muy buenas tardes, y continuar con la alocución.

Axioma reivindicativo de género:
Detrás de un gran hombre defraudador, hay una gran mujer florero.

Controversia sexual:
La distinción clásica de sexos en débil y fuerte está generando protestas y controversia por parte femenina. La clasificación que más se ajusta al caso es  denominarlos sexo duro y sexo blando.
Trumpsexual:
Dícese del afín a la ideología sexual radical defendida por el actual presidente de EEUU, que solo reconoce dos identidades sexuales, aunque éste no muestre gran respeto por ninguna de ellas, y menos por la femenina.

 

                                         José Antonio Quiroga Quiroga

 

 

lunes, 27 de febrero de 2017

La Oficina-Zoco de Turismo de Tuy


           

Tras el fracaso absoluto de la idea experimental de promoción turística denominada Área Panorámica, consistente en disponer de  superficies escaparate en los puntos claves de entrada al territorio gallego, que ofrezcan al visitante una panorámica sucinta  de lo genuinamente representativo de Galicia, que en Tuy significó la ampliación, arquitectónicamente deplorable, y rehabilitación del edificio del antiguo instituto de enseñanza secundaria San Paio, surge, inesperadamente, de la mano del titular de la delegación de Turismo local, una particular tentativa de réplica, con la peregrina idea de utilizar la oficina de información  como espacio ocasional de exposiciones cualesquiera. Y ello sin reparar en que  lo exhibido no responda ni represente en ningún aspecto los valores y riqueza patrimonial del municipio, como atestigua la exótica exposición de reptiles, anfibios, insectos y artrópodos de diferentes partes del ancho mundo, que inauguró  esta  estrategia pionera en materia turística, con vocación de convertirse en referente mundial.

Tal y como se desprende de la explicación dada por el responsable del área a un concejal de C21 que preguntó en un pleno sobre la procedencia de utilizar la oficina de turismo para acoger este tipo de exhibiciones,  la idea principal subyacente, además de novedosa, radica en convertir a la propia oficina de información en motivo de atracción turístico, sin perjuicio del poder gravitacional del reconocido patrimonio  y belleza paisajística de Tuy. Tan es así, que la bondad y eficacia del experimento quedó demostrada, para apabullamiento del interpelante, con la relación de expediciones colegiales (de imaginable incidencia en la economía local por su capacidad de gasto)  provenientes de ayuntamientos del entorno que se acercaron a Tuy para ver a las referidas especies de animales. A mayores, y para mayor enredo y confusión (el totum revolutum es característica que define las intervenciones de este político), como es costumbre en el concejal del grupo de Gobierno, de reconocida incontinencia verbal cuando está en el uso de la palabra, se extendió en facilitar datos ajenos a la cuestionada iniciativa, relativos al incremento sustancial del número de peregrinos que pasaron por Tuy en 2016; afluencia  no atribuible al momento de auge del Camino de Santiago sino, lógicamente, al sobrentendido efecto LoreAl de llamada.

Ahora se entiende perfectamente lo acertado de la decisión, por innecesaria, además de gravosa económicamente, de  no haber estado representado el ayuntamiento de Tuy  en la edición de 2016 de FITUR.

 

                                    José Antonio Quiroga Quiroga

sábado, 11 de febrero de 2017

Poner en valor


 

Poner en valor significa  devolverle a las cosas el valor original perdido. Como la causa de pérdida de valor de los objetos materiales se debe mayormente al deterioro físico, si bien en términos de utilidad o de prestaciones, dicha pérdida  puede producirse por obsolescencia,  poner en valor un bien material frecuentemente comporta restituir la integridad  del mismo. Este concepto referido al patrimonio histórico-artístico entraña necesariamente obras de restauración o de rehabilitación.

 Sin embargo, en boca de políticos, esta moderna como socorrida expresión,  galopa frívolamente desbocada a lomos de la demagogia, cuando no del desconocimiento de su significado y alcance, a mayor gloria personal del ilustre vocero.

Así vemos como en Tuy se convoca a la prensa en la Oficina de Turismo con ocasión de la exposición de unas fotografías antiguas del casco histórico, proclamando, con satisfacción incontenida, que con tal iniciativa se pone en valor el patrimonio tudense. Declaraciones semejantes pronuncian solemnemente los prebostes de esta milenaria ciudad cada vez que se celebra un festejo en el casco viejo, o con motivo de la  colocación de señales ilustrativas de los espacios e inmuebles en dicho recinto; cuando en realidad con tales acontecimientos no se consigue más que discretísima publicidad, en el primer caso, y orientación  y breve referencia histórica, en el segundo. Pero el colmo del extravío conceptual,  y del afán de  dotar a la acción municipal de la trascendencia que no tiene (no puedo por menos que remitirme a la penosa estrategia publicitaria “Antes y después”, copiada torpemente del programa televisivo de bricolaje y jardinería Decogarden), quedaron plasmados en las líneas de la crónica de un conocido periódico provincial: con la peatonalización paulatina del casco histórico “comenzará un proceso de puesta en valor del peatón dentro del casco viejo tudense que el Concello lleva diseñando desde hace años y que en pocas semanas será realidad”.

El proceso de revalorización del peatón en el casco histórico de Tuy elevará, sin duda, la autoestima del mismo, a la vez que aumentará su seguridad frente a los vehículos, pues buen cuidado tendrán los conductores en no atropellar a ninguno ya que ahora la indemnización correspondiente les saldría por un pico; pero, en contrapartida, también les saldrá más cara a los peatones la póliza de seguro de vida dado su incremento de valor como persona.

Como hasta la fecha sus pleclaras señorías no han hecho nada por poner en valor el casco histórico de Tuy, al menos que no devalúen el lenguaje y las palabras utilizándolas impropiamente.

 

                                   José Antonio Quiroga Quiroga

   

 

 

 

 

jueves, 2 de febrero de 2017

Apuntes y Puntadas (II)


 

El acalde de Tuy debería ser, aunque solo sea por elegancia, prudente y moderado, aparte de sincero, en sus declaraciones públicas cuando juzga personas  y relata hechos, como las efectuadas en la radio municipal recientemente, y que se matizan a continuación:

 

1.- Moción de censura:
Aventura el alcalde que el motivo que animó al supuesto promotor del segundo intento de moción de censura fue la retribución económica del puesto. Sabemos con certeza que lo que llevó al actual regidor de Tuy a serlo fue el amor a este municipio. Sin duda,  mayor amor debe sentir  por Salceda, su patria chica,  donde prestó  servicios como concejal de medio ambiente; de ahí que valoremos más, si cabe, la entrega y sacrificio de un corazón partío. 

2.- Ruidosos:
Los vecinos descontentos con la medida de sentido único en la C/ Obispo Salvado, son “los que hacen más ruido”, sin embargo, hasta ahora no lo han hecho en absoluto, ni siquiera en el salón de plenos. Parece que las respetuosas y argumentadas demandas de dichos vecinos son para el alcalde ruido molesto. Los menos ruidosos, los que han optado por callar, se encuentran, ¡oh extraña coincidencia! entre los que reciben importantes subvenciones del Ayuntamiento para conocidos eventos.

3.-  A buenas horas Deferencia:
Las soluciones alternativas a la medida impuesta en la C/ Obispo Salvado le fueron hurtadas al Pleno de la Corporación apelando a una cuestión de deferencia con los vecinos afectados, cuya numerosa representación asistía al desarrollo de la sesión. Deferencia que no tuvo antes el alcalde guardando silencio durante más de cuatro meses, tras prometer, en septiembre, que daría respuesta a las propuestas vecinales. Probablemente se debió a que “no atiende a los intereses de particulares”.

4.- Herencia y asunción de responsabilidades:
El mismo alcalde que negó en un Pleno recibir herencia política alguna (ni buena ni mala), por cuanto, por su parte y del grupo de gobierno, solo cabe  la asunción de responsabilidades, ha derivado la responsabilidad del problema circulatorio de la C/ Obispo Salvado a que los gobiernos anteriores no ejecutaron el vial de La Videira  previsto en el PXOM. Quizá se deba a que los que les precedieron en el mando no consideraron problemático el tráfico en dicha calle hasta el punto de abrir el vial referido. Sin embargo, tampoco los señores Cabaleiro y Maciñeiras, presentaron moción alguna al respecto cuando estaban en la oposición, si es que entonces consideraban, como considera ahora el actual regidor, que la circulación rodada en ambos sentidos constituye un problema grave para la seguridad de las personas. Quizá debamos disculparles la desatención  porque no conocían ni conocen la ciudad y menos el municipio.

5.- Oposición Populista:
El señor Cabaleiro acusó a la oposición de apuntarse al populismo  por interesarse y respaldar las razonables demandas de los afectados por el sentido único de la calle Obispo Salvado. Quizá entienda nuestro regidor que la tarea que corresponde a la oposición  es preocuparse de la  defensa de la foca monje del Mediterráneo o el Geranium dolomiticum, especies ambas en riesgo de extinción.

6.- Graffiti para embellecer la ciudad:
El concejal Loreal, aunque lego en estética urbana, a la sazón concejal de deportes de Tuy, justificó el concurso de graffiti celebrado el pasado  domingo 29 de enero, alegando que la promoción de esta modalidad artística podría utilizarse para embellecer la ciudad. No se sabe a qué ciudad o parte de la ciudad se refería ya que la única que tiene interés es la comprendida en el Recinto Histórico. La ciudadanía tudense se daría por muy conforme en este sentido con que el gobierno municipal sacase del cajón del olvido la ordenanza de Ornato y Limpieza, aprobada a bombo y platillo, acompañados por la voz cristalina de la superconcejala ponente de Urbanismo y Hacienda.

 

                                        José Antonio Quiroga Quiroga

sábado, 28 de enero de 2017

Irresponsabilidad Sanitaria Municipal


 

¡Ale hop¡ de la mano del concejal de Deportes y Turismo,  Laureano Alonso,  ha llegado a Tuy la  política del espectáculo con los números circenses: el hula hoop, las paradas moteras, el flyboard y el hip hop. Este representante público, “que sabe latín” posee un discurso errático y embarullado, valga como ejemplo: el haber aprovechado una comparecencia en la RMT para descalificar  al portavoz municipal del partido Liberal, utilizando el recurso de equipararlo en su extravío, por liberal también, con Jesús Gil y Gil, incidiendo en la particularidad de que éste hablaba con su caballo Imperioso, y con Calígula, que sentaba a la mesa a su caballo Incitatus (dudo que un caballo para comer en una mesa se siente, en el suelo o en una silla), y tiene como inquietud destacada,  por su fiel puntualidad,  la de compartir a diario en Facebook los chistes de un periódico provincial. Este delegado de Turismo, que ha decidido que Tuy no tenga este año representación en FITUR (Feria Internacional de Turismo) porque, aparte de que tendrían que desplazarse a Madrid el alcalde y él mismo (un gasto), la oferta tudense en 2016 fue ninguneada por los representantes de la Xunta, que dedicaron  atención preferente a la promoción de otro ayuntamiento; como si tal suceso fuese argumento determinante para no volver y constituyese precedente de exclusión a perpetuidad.

Este concejal fastuoso, marchoso como ninguno, también la va el Zumba, ha aplazado hasta dentro de un año, “por falta de dinero” la reparación del saneamiento del campo de futbol que utiliza el Tyde, que lleva años contaminado el agua de la traída vecinal de  21 familias de un barrio de Randufe.

Resulta que la tubería que recoge las aguas de los aseos de dicha instalación, que utilizan  deportistas  y público, y que atraviesa la grada por el subsuelo, filtra en abundancia las aguas fecales de dichos aseos debido a la mala ejecución (separaciones de juntas entre tubos de hasta cuatro centímetros),  y al avanzado deterioro de las paredes, está contaminando, con multiplicidad de bacterias: Escheriquia Coli, Clostridium Perfringen, hongos y sustancias transgénicas, de procedencia de champús, dicha traída de aguas, de la cual se abastecen en exclusiva unas cien personas. Como la reparación de dicha tubería solo cabe hacerla con tecnología avanzada: introduciendo una camisa resistente en el interior de dicho colector de fecales, que luego es hinchada con gas a alta presión de modo que queda adherida a la superficie interior de la tubería, supone un coste  de 15.000 euros,  según presupuesto de la empresa que inspeccionó,  la solución  dada por dicho concejal a la Comunidad de Aguas Vecinal ha consistido en  limpiar dicho colector (limpieza realizada por la empresa de un concejal del PP), medida que en nada contribuye a que no sigan produciéndose fugas, y aplazar su reparación hasta pasado un año, plazo después del cual  la Diputación  proporcionaría la cantidad necesaria a tal fin. El supuesto capitán de la nave municipal, que está al tanto de todo, calla y otorga.

Esta situación apremiante pone a los comuneros en el dilema de cortar el suministro, y dejar sin abastecimiento a los vecinos, o correr el riesgo de que algún usuario pueda contraer una enfermedad, que  de ser grave podría causar la muerte del infectado, e incurrir en responsabilidad penal. En mayor responsabilidad incurrirían las autoridades municipales como responsables directas de la contaminación, y por semejante e incomprensible negligencia. No cabe entender, desde ningún ángulo mínimamente juicioso la actitud adoptada.

La excusa, impresentable ante una emergencia sanitaria, de que no hay dinero es falsa ya que existen instrumentos legales, muy habituales en el ámbito municipal, que permiten cubrir la contingencia: la modificación y transferencia de créditos, que consiste en transferir dinero de una partida presupuestaria a otra en la que escasea, o el acudir al tan cacareado superávit (de 1,6 millones en 2016) o al remanente de tesorería acumulado en años anteriores, cifrado en más de seis millones.

Suerte tiene el grupo de gobierno que este asunto no haya  trascendido a ciertas instancias administrativas como el SERPRONA, Sanidad o de la Demarcación Hidrográfica Galicia- Costa, porque se las iban a ver muy tiesas.

Por distintos motivos vamos viendo cómo se desatiende lo fundamental, incluso en temas de la importancia y trascendencia como la salud pública, y se centran los esfuerzos en lo festivo, de mayores réditos electorales.

A la política de evasión, efímera y evanescente, del señor “Loreano Alonso”, como acostumbra a llamarlo un concejal de la oposición, bien podría denominarse la política LOREAL, por semejanza con la línea de productos de maquillaje L`Oréal de Paris- Noya.

 

 

                                 José Antonio Quiroga Quiroga

martes, 24 de enero de 2017

Populismo atrofiante


 

Desde el momento de la democracia en que nos hemos creído ricos, digamos que  veinticinco años atrás, empezó a desarrollarse en el ámbito político,  mayormente en el municipal, y sin distinción de ideologías,  un populismo galopante consistente en cultivar lo accesorio en detrimento de lo fundamental; en ensanchar el campo de acción mediante la apropiación y control, como patrocinadores, de asuntos menores tales como festejos y eventos de todo tipo, y  en extender  las redes clientelares mediante el perverso y dilapidador procedimiento de la subvención a toda  asociación, cultural, micológica o de hip hop; club deportivo o de ajedrez, con la doble finalidad  de contentar a la gente (el pueblo tradicionalmente ha sido  muy agradecido con el entretenimiento), y mantener el voto cautivo para mantener el poder.

Las cuentas gran capitán de hoy día de los ayuntamientos se desgranan así: en pólvora, “lucerío”, y fuegos de artificio, tantos cientos de miles de euros por ejercicio; en ferias, festejos, dádivas y subvenciones, tantos millones, …. y, querido y respetado pueblo, ¡ay!, la casa sin barrer.

Decía Cicerón, en un contexto social en el que la “chusma” era abrumadoramente mayoritaria, que la democracia era “horrible”. Tampoco Winston Churchill tenía mejor opinión de ella: “el mejor argumento en contra de la democracia es tener una conversación de cinco minutos con el votante medio”. Un indicador mundial de la sabiduría popular lo tenemos en la elección de Donald Trump.

En la esfera municipal la dictadura ofrecía la ventaja de que como los alcaldes eran elegidos, con mejor o peor acierto, por los gobernadores de entre las personas con relieve social,  y la reelección de los mismos  no dependía de la buena o mala opinión que de ellos tuviese la ciudadanía, la labor que desarrollaban se centraba, generalmente, en las necesidades reales de los municipios. Actualmente, solo al cabo de muchos años, porque el ahogo y parálisis que acarrean las carencias en infraestructuras e instalaciones es dolorosamente perceptible, nos vamos percatando de lo pernicioso de las políticas populistas practicadas por incompetentes aunque cualificados embaucadores. Estas prácticas populistas (como el ridículo paternalismo ejercido a través de la Web del Concello de invitarnos a pasear los domingos soleados, genialidad, creo, de un tal Ribagorda) que consumen recursos, tiempo y energías, se acentúan con gobiernos multicolores, como el actual cuatripartito de Tuy, en el que cada representante trata de arrimar, y con éxito, el ascua a su sardina,  (en ello le va la reelección), exigiendo mayor partida presupuestaria para sus respectivas delegaciones. El resultado es que a concejalías menores como, p.e. Deportes y Eurociudad, incluso Cultura, si valoramos la que se ofrece, se destinan cantidades que normalmente no les corresponden, y que dejan en bochornosa inferioridad los cuarenta mil euros presupuestados en 2016 para inversiones.

Fiestas genuinamente populares como el carnaval, recurso del pueblo para críticar a los poderes, han sido secuestradas, organizadas y patrocinadas por los ayuntamientos bajo la etiqueta de actos culturales con mayúsculas. Hasta tal punto que las coplas del Entierro del Bacalao del carnaval tudense han sido contratadas a dos actrices, por la cantidad de 900 euros, para que no se hablase del gobierno local. La ambientación navideña de Tuy también la asume el Ayuntamiento, con profusión lumínica, metida en la desmesura, muy superior a la exhibida en la vía de mayor nivel comercial de Madrid como la calle Serrano, o de mayor concentración como Fuencarral, que costea el comercio. Y qué decir de la Cabalgata de Reyes de la Eurociudad, aunque en Portugal, en Valença, no se celebran los Reyes, filmada desde el aire como si se tratase del Tour de Francia o la Vuelta ciclista a España.


Acceso angosto y tortuoso a garajes y piscinas


Muro a atravesar en paso inferior a la C/Hnos. Maristas

Tramo a ensanchar permutando terrenos  municipales y del Liceo Casino



Pese, o a causa, de los abundantes eventos deportivos, trofeos (Cidade de Tuy), “andainas”, y actividades de ocio de la Eurociudad, y del mucho ruido y algarabía callejera de ferias y fiestas,  el comercio local sigue en duermevela. Desengañémonos, Tuy no es, hoy día,  destino turístico con incidencia significativa en la economía local, ni cuenta con atractivo comercial (las grandes superficies cercenaron esa posibilidad).La situación empeorará  si no se estructura la ciudad con obras  que aumenten su atractivo y faciliten la estancia a los que nos visitan, sean turistas,  residentes propios o de ayuntamientos vecinos para realizar gestiones y compras. A este respecto sugiero, entre otras necesarias, una obra, pequeña pero importante, perfectamente asumible en cuanto a coste, que resolvería a entera satisfacción la peatonalización del entorno del Paseo de la Corredera cuando se abra el tramo de la calle Orense pendiente, al tiempo que rebajaría significativamente la intensidad del  flujo rodado de la calle Calzada (barrio de San Bartolomé), cuya estrechez  no permite la circulación en ambos sentidos, y serviría de vía principal de acceso, desde el centro urbano, al futuro aparcamiento en el lugar donde se emplazan las piscinas municipales, así como a la calle Canónigo Valiño. Se trata, pues, de prolongar el tramo recto del vial  bajo que va desde el acceso a las piscinas  hasta el Liceo Casino,   atravesando, a nivel inferior, la Avda. de la Concordia  y con boca de salida en la calle Hermanos Maristas, y ensanchar parte del tramo existente mediante permuta de terrenos.

Ahora bien, si a los tudenses no les preocupa el raquitismo crónico que padece  la ciudad y el municipio, y lo que de verdad les va es la marcha, ya saben lo que les aguarda, el apretarse el cinturón y a disfrutar por bulerías.

 

                                     José Antonio Quiroga Quiroga

 

viernes, 13 de enero de 2017

Apuntes y Puntadas (I)

El presente escrito, primero de una serie titulada:"Apuntes y Puntadas",  se lo dedico al grupo de gobierno municipal de Tuy, por si su contenido le dice algo.
 
La falta de autoridad moral como defensa:
La conducta del oponente no es referencia que justifique la propia. El gobernante que rehúsa rendir cuentas  amparándose en la supuesta falta de autoridad moral del político interpelante, parece no saber que a éste le asiste legítimamente la indiscutible e irreprochable autoridad  representativa otorgada por electorado.


Rápidos aprendiendo:
 El tiranosauro dijo e una ocasión en la radio municipal que el actual grupo de gobierno tiene la cualidad de que: “aprende muy rápido”. Sin embargo, se eterniza en el estudio de los problemas. El concejal de tráfico (se sobreentiende que del rodado), que recuerda a la exconcejala de Educación de Vigo, Maite Fernández, apodada “estamosenello”( esta era la respuesta que daba cuando se le preguntaba por un viejo asunto), porque,  después de cinco meses de la implantación de la controvertida medida  del sentido único en la calle Obispo Salvado (Riomuiños),  responde a los afectados y concejales interesados con el estribillo: “seguimos estudiándolo”.


Oposición que torpedea:
Tras ser rechazadas plenariamente las dos propuestas del grupo de gobierno municipal de Tuy: ampliación del gasto del servicio de limpieza en la cantidad de 115.000,00 euros, (más del 100% del habitual) y la ordenanza de ruidos (que comporta multas de hasta 300.000,00 euros), el alcalde, visiblemente contrariado, formuló, como colofón,  una reflexión inelegante de mal encajador democrático, acusando a la oposición de torpedear la acción del gobierno.  
La oposición, para suerte del grupo de gobierno, como los motores que combustionan mal, petardea más que torpedea.


Limpieza para causar buena impresión a los foráneos:
El alcalde de Tuy justificó la ampliación presupuestaria del servicio de limpieza por el carácter turístico y comercial de Tuy. Se desprende de esta declaración que la limpieza no se hace para satisfacción y confort de los residentes, sino de los visitantes. Lo natural, lógico  y razonable es que los servicios se presten para bienestar de la población. El disfrute de los visitantes se obtiene por añadidura.


Cena municipal de Navidad:
El Ayuntamiento de Tuy (el grupo de Gobierno), por ser Navidad,  al igual que algunas  empresas privadas a sus empleados (también en esto dio un giro de 180º),  reconfortó a los funcionarios  con el  regalo en especie de una cena (el capi es cojonudo). De haber sido en metálico quizá se hablase de soborno aunque el desembolso fuese el mismo. ¿Acaso los funcionarios no perciben una paga extra antes de la Navidad? ¿Acaso por este detalle mejora el rendimiento de los funcionarios?  Estas prácticas “caritativas” o, si se prefiere, paternalistas, cuya intencionalidad no es el agradecimiento a los agasajados sino la reciprocidad diferida en forma de voto, están en desuso. No hace mucho, por estas fechas, los ministros ofrecían “un vino español” a los trabajadores de su ministerio en aras de  una supuesta  familiaridad laboral, pero esta trasnochada tradición protocolaria, por  ficticia e improcedente presupuestariamente,  afortunadamente pertenece ya al pasado.


El desconsejable uso del infinitivo en los discursos:
No es recomendable, a riesgo de parecer indelicado y distante, que quienes representan a una colectividad, verbigracia los políticos,  empleen en sus alocuciones públicas el presente  de infinitivo, manifiestamente impersonal, para expresar el sentimiento del grupo al que representan o el suyo propio. Por ejemplo, expresiones como: decir que…, manifestar queagradecer a…etc., en lugar  de, manifestamos que, manifiesto que… agradecemos a, agradezco a… etc., forma bastante más afectuosa y comprometida.


 
                                                José Antonio Quiroga Quiroga


 


 


 

viernes, 6 de enero de 2017

Dar la Nota


 

El gobierno municipal de Tuy pretende dar la nota, no solo en Galicia sino en Europa, con el lujo cultural y económico de la creación de una orquesta sinfónica, tocando la tecla del viejo orgullo latente, que aguarda  su rescate,  de un pueblo que ha sido mucho históricamente y que sueña con volver a ser. En palabras del alcalde, “sería  la  sexta de Galicia, y la primera de Europa de una Eurociudad, que no es asunto menor”; como, en expresión de Rajoy, la cerámica de Talavera, que es asunto mayor.

Y tanto para la pequeña capacidad presupuestaria de un ayuntamiento de menos de 20.000 habitantes. Si ya  chirrían las arcas municipales cada vez  que se abren para  sacar 300.000 euros anuales para un conservatorio sobredimensionado, con razón se resentirán sus fondos para atender el coste de una orquesta sinfónica. Por lo pronto,  Valença no está interesada en una “Eurosinfónica”. Algo parecido a pretender que el Tyde club de futbol milite en primera división. Le sucedería como al Compostela, que se quedó en el “Compos” de tercera categoría al faltarle la tela. A mayores del prestigio que ello supondría para Tuy, el alcalde justifica su creación “porque, como los estudiantes pagan sus tasas, hay que darles salida profesional”. Ningún centro de enseñanza, público o privado, universidad incluida, contempla entre sus deberes la obligación de ofrecer empleo a sus titulados.

Ensayo previo al estreno oficial de la Orquesta Sinfónica de Tuy

             Se da el “cante” de pecho, en do mayor, no ya equiparándose con las grandes ciudades de Galicia, sino presumiendo de ser referencia en  materia de programación teatral y,  ahora también, musical, máxime si se repara  en que la Banda de Música de Tuy, al contrario del formato tradicional de los ayuntamientos pequeños, y de su propia trayectoria, no es municipal sino Popular. Y se hace el falsete  cuando se le  niega  a ésta  y a la Coral Tudense el auditorio del Área Panorámica para el concierto de fin de año, que tuvo que celebrarse en la iglesia de San Francisco, con la ausencia del alcalde, y la concejala de cultura y el tiranosauro escondidos en la planta alta destinada al coro, el equivalente al gallinero de cines y teatros,  alegando que no había dinero para pagar al personal encargado de  facilitar dicho auditorio, pero si lo hubo,  p.e., para una demostración nocturna de flyboard en el río Miño.
           Puestos a dar notas, el alcalde dio la disonante en su alocución como invitado de honor a la cena del 135 aniversario de la Banda de Musica,  al menospreciar al director de la misma deseando “que la banda tenga pronto un nuevo director”.

Los tudenses somos testigos desconcertados ante la contradicción existente entre   la queja constante de falta de dinero, para inversiones en infraestructuras (40.000 euros se presupuestaron en 2016 a este fin) y para atender servicios básicos (actualmente  es noticia la queja de la policía municipal de falta de personal y  precariedad de equipos e instalaciones), y la prodigalidad de gasto en fastos y la creación de una orquesta sinfónica, muy defendible en cuanto excelencia cultural, pero fuera del alcance de lo razonable económicamente. Como referencia a la que atenernos en cuanto a tomar conciencia de la dimensión y capacidad del ayuntamiento de Tuy, y a  propósito de la ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera en las entidades Locales,  utilizada como escudo de conveniencia por el gobierno municipal, conviene reparar en que la Ley  Reguladora de las Bases de Régimen Local determina, sin perjuicio de que, en principio, todo municipio puede promover toda clase de actividades y prestar cuántos servicios públicos contribuyan a satisfacer las necesidades y aspiraciones de la comunidad vecinal, qué servicios deben prestar los ayuntamientos en función del número de habitantes. Que, para las categorías de menos y de más de 5.000  habitantes, e inferiores a 20.000, son muy básicos.

La insostenibilidad del actual conservatorio era  criterio que compartían el Gobierno anterior  y la Oposición, hoy en el poder.  Sin embargo, el actual abraza con entusiasmo lo que antes criticaba con dureza. El populismo siempre ha sido tentación en la que suelen incurrir la mayoría de políticos para mantenerse en el poder; que les  lleva a sacar los pies fuera del tiesto en su afán  de ampliar su campo de acción y ser noticia casi a diario en los medios de comunicación. Tratan de contentar a las masas con subvenciones y entretenimiento y desatienden lo fundamental, que posibilita el desarrollo y la prosperidad. No hay más que ver el estado de letargo al que Tuy parece condenado.

 

                          José Antonio Quiroga Quiroga