martes, 2 de mayo de 2017

Aparcamiento para Tuy


La salud comercial de Tuy ciudad, pasa necesariamente, aunque no solo, por la construcción de un aparcamiento. La demanda de un área específica que solucione las carencias actuales es viejo clamor social que no ha sido satisfecha por ningún gobierno municipal hasta el presente, ni tiene visos de serlo a medio plazo. El parche de los “parking leira”, que está en expansión,  ni es digno ni tiene futuro. Como tampoco lo tiene  el máximo exponente de “torreiro” automovilístico, conocido como aparcamiento municipal, habilitado hace más de veinte años, porque en cuanto se abra la cabecera de la C/ Orense no puede seguir ahí; y además, porque está ilegalmente ubicado sobre zona verde; y basta que un particular reclame judicialmente el derecho de respetar o de disfrutar de dicha zona verde para  esparcimiento y disfrute social,  para que, de inmediato, sea clausurado. Parece que las ilegalidades tienden a juntarse, y así robustecerse (aparcamiento y centro de salud), para ser, como España en tiempos de Franco, una Unidad de Destino Universal en el ámbito municipal.

Actual "torreiro parking" municipal y nuevo Centro de Salud
                               

Vista inferior del lugar de ubicación del futuro aparcamiento

Vista superior del lugar  de ubicación del futuro aparcamiento


Paso inferior bajo la Avda. de la Concordia, a realizar para acceder desde
 la C/ Hnos. Maristas al aparcamiento futuro y al casco histórico


           El repetido argumento, por anteriores y actual alcalde, de que ninguna empresa se hace cargo de construir un aparcamiento en el subsuelo por considerar que no es rentable, no les exime de la responsabilidad de buscar alternativas satisfactorias ante esta necesidad urgente. Lo que, en principio, podría no ser financieramente interesante para una empresa, sí podría ser viable para el Ayuntamiento, que, como entidad sin ánimo de lucro, la única exigencia económica es la autofinanciación de los servicios prestados. Exigencia que no se cumple, y de manera ostensible, en bastantes de ellos, algunos prescindibles, que acumulan, año tras año, importantes déficits. En la explotación del aparcamiento, el Ayuntamiento dispondría, como ventaja  añadida a medio plazo, de los ingresos indirectos por tasas provenientes de la apertura de nuevos establecimientos, ya que es lógico suponer que dicho servicio redundará en el renacer del comercio. Tampoco serían desdeñables en cuanto a beneficio social los puestos de trabajo que se crearían.

En el apartado estratégico a considerar en la construcción de dicho aparcamiento están, por una parte, el binomio: inversión-rentabilidad, y, por otra, el lugar de emplazamiento. Respecto al primero, La prudencia recomienda abordar la construcción por fases o módulos conforme  a la intensidad de uso  del servicio que se ofrece. Este aspecto tiene el inconveniente de que es prácticamente imposible para un aparcamiento bajo tierra, pero no lo es si la construcción se ejecuta en semisótano. Afortunadamente, en Tuy existe un lugar idóneo, sobre el que vengo insistiendo, que salva dicho inconveniente, y tiene, además,  la cualidad de céntrico. Se trata, como habrán adivinado, de la hondonada, mal aprovechada, en la que se encuentran las piscinas municipales. El lugar ofrece posibilidades extraordinarias: de acceso, funcionales y recreativas, además de disponer de superficie abundante  para afrontar el futuro con garantía. Ejecutando el conjunto de forma escalonada, para integración paisajística, sobre ella se pueden construir pistas deportivas, ajardinamientos, con conexión al paseo de bajada a los jardines Troncoso, y embutir una piscina que, al estar a mayor altura, dispondría de más horas de soleamiento por la mañana y por la tarde. A mayor abundamiento de ventajas, cabe resaltar que la permanencia de las actuales piscinas es compatible, durante muchos años, con los primeros módulos de aparcamiento construidos.

Este proyecto es absolutamente prioritario, y no algunos de los  encargados recientemente, totalmente prescindibles, puesto que contemplan supuestas mejoras estéticas, que no funcionales, en inmuebles que por su función y emplazamiento el aspecto formal externo  no es  relevante.

Para llevar a término la idea propuesta, que considero irrenunciable porque está en juego la prosperidad de la ciudad, solo hace falta amar a Tuy, voluntad política, y capacidad de negociación con el Liceo Casino.

 

                               José Antonio Quiroga Quiroga